Géneros23/11/2018
Convenios

Ate Capital logró la Licencia Especial por Violencia de Género en el ministerio de seguridad

El ministerio de seguridad logró incorporar dentro del régimen de licencias especiales previstas, la Licencia Especial por Violencia de Género
ATE Ministerio de seguridad

Mediante la resolución 931/2018 publicada en el boletín oficial el ministerio de seguridad logró incorporar dentro del régimen de licencias especiales previstas, la Licencia Especial por Violencia de Género "cualquiera sea el régimen de contratación bajo el que se desempeñen las mujeres, que se encuentren o hayan atravesado cualquier tipo de violencia de género, que imposibilite transitoriamente desempeñar sus funciones".

Clarisa Spataro, delegada general de la junta interna del ministerio de seguridad, señaló "En 2016 comenzamos una campaña de visibilización para la implementación de una licencia por violencia de género. Tenía como objetivo abrazar la idea de que lo personal es político, de explicar que se trata de un problema social, que es una manifestación cultural y estructural de poder y desigualdad. Desde ATE estamos convencidas que la soluciones parches no sirven; sólo las soluciones integrales nos harán trabajadoras libres y dignas".

Destacan desde la organización gremial que "a diferencia de la Licencia establecida en la Mesa Paritaria, que debe ser solicitada mediante denuncia judicial o policial, la nueva Licencia conquistada puede usufructuarse con una denuncia administrativa (en cualquier dispositivo de atención a víctimas, dirección de género de algún municipio u hospital), una diferencia clave y fundamental ya que generalmente las mujeres no realizan la denuncia penal ni en la Justicia ni en la Comisaría porque son lugares donde se las revictimiza".

Además, esta licencia fue elaborada con perspectiva de género, ya que es específica para las compañeras del Ministerio, entendiendo como mujeres trabajadoras a todas las personas que se autoperciban como tales;  como establece la Ley N° 26.743/2012 que establece el derecho a la identidad de género de las personas, entendiendo a esta como la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo 

La delegada general del ministerio de seguridad celebró que "En una coyuntura política, económica y social de constante pérdida de derechos, las mujeres de ATE logramos armar alianzas políticas y estratégicas que hagan visibles nuestras demandas, porque entendemos que la violencia de género nos afecta y atraviesa a todas, más allá de nuestra pertenencia política, económica o social".