Reportajes04/01/2019
Lola Berthet, secretaria general de la Asociación de Actores

"Cuando entra el Fondo Monetario a dominar todo ya sabemos cómo termina esto”

Conversamos en exclusiva con Lola Berthet sobre su militancia, el movimiento feminista y el movimiento sindical, su mirada y acción ante el caso Juan Darthes, y las expectativas de que en 2019 “volvamos a los gobiernos que piensan en el pueblo trabajador”.
Lola Berthet, Secretaria General de la Asociación Argentina de Actores

Su interés por la actuación apareció en el secundario aunque, más que actuar, le gustaba organizar, producir. En quinto año le dijo a sus padres que quería dedicarse a actuar y ellos la acompañaron en su deseo hasta ingresar a la Escuela Metropolitana de Arte Dramático (EMAD). Mientras pensaba a qué otra cosa se podía dedicar –periodismo y abogacía pasaron fugazmente por su cabeza- finalmente fue seleccionada entre 500 personas y al segundo año de estar estudiando ya había empezado a hacer teatro independiente.

Su miedo a los castings la llevó a invitar a los productores de televisión a que vayan a ver sus obras y así comenzó una carrera en el medio televisivo. Fue durante esos años que se fue acercando a la militancia, a la que considera “un proyecto de vida”. Cuando repasa su historia recuerda que se acercó a “Teatro por la Identidad” en el primer año que se crea con la primera obra “A propósito de la duda”, dirigida por Daniel Fanego. Con 41 años se considera parte de una “generación vendada”, donde durante el menemismo les decían “no te metas porque la política es sucia”. Eso ocurrió “hasta que apareció Néstor, un tipo que no conocía y empecé a ver que se podía entrar, que la política era interesante desde el lugar social”. Néstor es Néstor Kirchner y a partir de ahí conoció a Milagro Sala y también encontró su lugar de pertenencia como militante en la Tupac Amaru. Viajó a Jujuy a conocerla y “ahí le dije a la flaca que quería hacer algo desde mi lugar, desde lo cultural, y fue maravilloso porque lo único que me dijo fue: meta, meta”. Volvió a Buenos Aires pensando qué hacer y comenzó a armar talleres para todas las copas de leche de Capital y provincia de Buenos Aires junto a los militantes de la Tupac: “logramos conseguir 30 profesores para dar talleres de música, teatro y plástica, todos los sábados, y la verdad que fue maravilloso terminar en diciembre con chicos de 10 años leyendo teatro en Quilmes. Con que alguno haya aprendido algo y el resto se fuera con preguntas, el trabajo estaba bien hecho”.

Con una historia de éxitos en teatro y televisión, su mayor logro parece haberlo encontrado en la militancia y es a partir de esa obra colectiva que llegó a ser la secretaria general de la Asociación Argentina de Actores.

¿Cómo analizás que Milagro Sala haya quedado presa apenas asumió Mauricio Macri como Presidente?

Ahora que hablamos del movimiento feminista y su empoderamiento, siempre rescato que ella es una de las grandes feministas de nuestro país. Milagro Sala es coya, es mujer, por eso también es presa política, y como trabajadora le dio una igualdad y una dignidad a la trabajadora y al trabajador jujeño inmenso. Al mes casi, el 16 de enero detuvieron a la flaca. Lo venían anunciando durante la campaña y nosotros  decíamos “bueno, la van a querer hundir”. Creo que Jujuy fue el gran laboratorio de todo lo que vino después en el país, con lo que pasó con Santiago Maldonado, con Rafael Nahuel, con las represiones. Jujuy fue la casita de laboratorio y con una impunidad… No nos olvidemos que en Jujuy está Blaquier, no solamente Macri y Gerardo Morales. Blaquier está muy cómodo con la gobernación de Morales ahora. Fue inmediata su detención porque fue un capricho de odio, no nos olvidemos que Milagro como legisladora allá en Jujuy había presentado un proyecto de litio, que ahora parece que el agua está totalmente contaminada en Jujuy por eso. No olvidemos que el valor de la construcción de la Tupac Amaru era de un 40% menos que la construcción privada. Esas cosas hay que decirlas porque todo eso lo logró una mujer y una coya, y el odio fue mucho más fuerte y la pérdida del poder monopólico que generó la construcción de casas dignas, no de chapa, que se construyan piletas, universidades, que se construya un hospital, y que lo construya el pueblo, generó tanto odio que por eso fue un capricho nato de alguien que te odia y primero te mete presa y después te inventa causas. Tampoco  la dejaron asumir como diputada en el Parlasur.

Veo que tenés la foto de Lula en el escritorio ¿Creés que hay una avanzada regional contra los líderes populares?

Totalmente, en Brasil fueron primero contra Dilma (Rousseff), después detuvieron a Lula, y ahora asumió Bolsonaro. Creo que el único que nos queda es Evo Morales, creo que gracias a Dios ya está confirmado que puede ir por la reelección. Correa en Ecuador. Chávez se nos murió, Fidel se nos murió. Vamos a ver cómo le va al compañero de México (Andrés Manuel López Obrador) que también es histórico que haya ganado pero también hay que sostenerlo porque México está pegado a Trump y que esté Trump arriba… sí, es un símbolo nefasto de avance de la derecha en toda Latinoamérica. Estados Unidos es el padre de un montón de cosas que avala. En los dos actos que hicimos este año y que nos adjudicaron especialmente a los actores, el 25 de mayo y el 9 de julio, fueron actos con todo el sindicalismo, con universidades, con distintos actores religiosos. Pero bueno, es más fácil adjudicárselo a los actores porque sale un actor a hablar y podés tapar un montón de cosas de la realidad. Me parece que la consigna de “La Patria está en peligro” ya la vivimos, cuando entra el Fondo Monetario a dominar todo, ya sabemos cómo termina esto.

¿Cómo entra el sindicalismo en tu vida?

El sindicalismo entra por estos compañerazos que tengo. Yo me hice socia de este sindicato como me dijo mi viejo siempre: “Fijate si te podés hacer socia porque los sindicatos pueden tener errores, aciertos, pero siempre van a estar a tu lado, es como el abrazo que tenés como trabajador”. Y apenas pude me hice socia, y después fui teniendo mucha conciencia en la tele cuando venían los inspectores y veía cómo peleaban algunas injusticias en las grabaciones, me fui metiendo más, empecé a trabajar con compañeros con mayor camino sindical. Siempre fui una persona que estuvo muy atenta frente a los derechos laborales y a mis derechos como trabajadora. Después fui teniendo mucha conexión por lo de Milagro Sala acá con mis compañeros. Y un día me llamaron y me preguntaron si quería estar acá (en el sindicato de actores) y les pedí que no me metan en la parte de números porque soy un despelote, y me mandaron directo arriba. Estoy muy contenta.

¿Cómo observás el avance de las mujeres dentro de un ámbito que históricamente ha sido dominado por hombres como es el sindicalismo?

Este sindicato es ejemplo en eso. Este año se dio algo muy bueno, por decirlo de algún modo. En la cúpula somos tres mujeres: Alejandra Darín como presidenta, yo como secretaria general, y Alejandra Rincón como secretaria adjunta. Y después están Susana Varela en la secretaría de Comunicación, Constanza Maral en Cultura. Antes de Alejandra Darín estuvo Cecilia Cenci en la presidencia. Siempre tuvo un cupo muy equitativo este sindicato, hay un gran ejemplo en eso y en todos los discursos o en las charlas que damos siempre lo tenemos muy en cuenta para que contagie y, más allá de lo que abrió toda esta movida feminista con el tema del aborto, hace que también la CTA reúna a muchas mujeres en la lucha sindical. Somos muchísimas y eso está bueno. Aparte está bueno el acompañamiento de los compañeros también. El otro día Hugo Yasky decía en el plenario que este avance del feminismo ya es político, y eso hay que ponerlo en agenda.

¿Qué crees que le aporta el movimiento feminista al sindicalismo y viceversa?

El feminismo al movimiento sindical, si tenemos bien en claro todo, va a aportar desde nosotras el no repetir el patriarcado, del Estado, del sindicalismo. El sindicalismo fue formado por cúpulas masculinas. Creo que le aporta una apertura a mucha practicidad y mucha sensibilidad, quizás el sindicalismo podía estar un poco cerrado en ese sentido. Las mujeres somos más prácticas. El sindicalismo en historia nos aporta mucho para cambiarlo. Comparado con Brasil, Lula había logrado un movimiento de trabajadores pero el sindicalismo en Argentina tiene una fuerza tremenda en su historia. Durante este año el sindicalismo estuvo en las calles casi todos los días y fue sostén de las luchas contra este gobierno, contras los cierres de todas las áreas públicas y privadas. En historia y lucha somos muy fuertes. En comparación con Brasil, Lula había logrado empezar a formar todo eso. Hay un empoderamiento en el sindicalismo muy interesante. 

El caso Juan Darthes repercutió con fuerza por todo el acompañamiento que tuvo por parte de las actrices ¿Cómo analizás lo ocurrido?

Fue un antes y un después. Creo que fue también un devenir de toda la movida del aborto, donde nos empezamos a nuclear todas las mujeres. Siempre reivindico mucho a las pendejas, a nuestras pibas tomando los colegios con una conciencia porque yo ya con 40 años me toca seguir luchando y acompañando a estas chicas para que mi hijo que tiene 4 vea esos resultados. Me parece que desde los sindicatos también hubo una movida enorme por el tema del aborto. Yo creo que todo eso quedó, para mí no fue una batalla perdida, al contrario, fue una gran batalla y el año que viene se reabre la ley para volverla a votar. Y el tema de género tiene que ver con el patriarcado, y hay una pregunta que me molesta mucho que es: ¿Por qué lo cuentan recién ahora? Porque se puede ahora, a ver si la entendemos de una vez. Y hay mujeres que tal vez nunca se atrevan a contarlo. En el caso de Thelma Fardín ella estuvo acá, la recibimos con la comisión de género, y es un caso ejemplar en el sentido de la prolijidad que tuvo ella con la justicia y el camino a elegir. Thelma habla en público una vez que realizó todo el camino de la denuncia. Es algo que insistimos siempre desde el sindicato, es fuerte, pero creo que cada vez va a ser más fácil hacerlo es que si tenés un contrato laboral o como consejo para cualquier mujer, la denuncia hacela sí o sí, te den bola o no, pero el papel tenelo porque eso sirve y todo esto tiene que llegar arriba de todo que es la justicia nuestra. Creo que esto está pasando en el mundo entero y va a ser global. Y creo que cada vez va a ser más corto el tiempo de denuncia. Nosotros ya enviamos al ministerio para que se reabran las paritarias y reabramos los convenios para incluir los protocolos de género y de violencia infantil, porque este sindicato en 2009 presentó 4 o 5 denuncias a Ideas del Sur, por incumplimiento laboral en Patito Feo. Creo que eso llevó a que la tira internacional no se pase en Argentina, sólo la nacional. A todo esto nunca se le dio bola. Y también uno se enfrenta a patronales importantes, por eso es momento de modificar estatutos, exigir protocolos. Estamos todos los sindicatos en un mismo camino. Con lo de Thelma pudimos suspenderlo a Juan Darthes por un artículo que tenemos en el estatuto. Muchos medios dijeron que lo expulsamos y nosotros lo suspendimos por inconducta por un artículo que nos permite a nosotros como Consejo Integral donde somos 18 los que decidimos, si a nosotros nos parece que el afiliado o afiliada tiene conductas inapropiadas, lo suspendemos hasta que la justicia se expida. Para expulsarlo es por Asamblea, pero viendo que Thelma hizo todo lo que tenía que hacer, fue hasta Nicaragua, y esto se juntó con nuestras denuncias previas por incumplimientos laborales. Y la verdad que para mí Thelma es una chica inmensa, yo la tuve frente a frente y es inmenso lo que hizo. Realizó un camino ejemplar con la justicia. Hubo un impacto muy positivo en los medios de comunicación y también, bueno, el resto de los que ya estamos acostumbrados y son una cosa que no se puede creer. Tenemos que tener muy en claro que acá y en el mundo los medios son el cuarto poder. Determinan quiénes ganan en una campaña, tenemos que estar muy atentos y ser muy claros cuando nos dan un micrófono y tratar de laburar mucho en el territorio hablando con la gente para que la tele no te coma.

Entrevista a Lola Berthet, Secretaria General de la Asociación Argentina de Actores

¿Ves que hay participación y compromiso político entre tus colegas?

Sí, veo una unidad en la lucha. Hay veces que no podemos estar todos, nosotros como sindicato obvio que marchamos. Hay compañerazos que capaz no pueden marchar porque están realizando una tira y eso es bienvenido porque es trabajo. La cantidad de compañeros que se sumaron con Aerolíneas Argentinas que es nuestra línea de bandera y es amor puro. O cuando fue lo del acto contra el Fondo Monetario, la cantidad de actores que se acercaron y a nosotros nos explotó el facebook. Después tenés al actor que no está de acuerdo y está todo bien mientras no nos insultemos. Hay algunos actores que tildaron al sindicato de ser K, algunos se desafiliaron. Una cosa es no estar de acuerdo y discutir con respeto, y otra cosa es agraviar y no tener memoria.

¿Cuáles fueron las conquistas durante los últimos años desde la Asociación Argentina de Actores?

Durante el gobierno kirchnerista salió la ley del actor, lo que pasa es que la reglamentación le tocó a este gobierno. Entonces la justicia falló dos veces a nuestro favor pero el Poder Ejecutivo la mandó a la Corte Suprema y en este momento está ahí. Está vigente pero al estar en la Corte le permite a las patronales, por ejemplo, dividir el contrato en cesión de imagen y contrato verdadero. Cesión de imagen no existe en ningún lado, en ningún convenio, existe propiedad intelectual que es SAGAI. Te ponen cesión de imagen al 50% y contrato al otro 50%, y te pagan el aguinaldo, las vacaciones y la obra social sobre el 50% cuando la ley del actor dice que se tiene que pagar sobre el 100% de lo que cobrás. Que esté en la Corte le permite a las patronales hacer lo que quieran.

¿Hubo algún avance en materia de derechos de los actores y actrices durante este gobierno?

No, ahora estamos resistiendo. Logramos buenas paritarias con un gran apoyo de los compañeros, hemos ido a los canales cuando las paritarias se retrasaban y las negociaciones estaban muy tensas y los compañeros nos daban fuerza. Como primera experiencia de este lado fue muy buena, en mi caso siempre recibí muy bien al sindicato cuando venía a las grabaciones, pero ahora que estoy de los dos lados la verdad que el recibimiento de los compañeros es muy bueno.

¿Cuál es la situación de la industria actualmente?

La televisión está para atrás. Gracias a dios las tiras que se pudieron hacer este año se sostuvieron. Hace dos años pasó algo inédito con “Fany, la fan” que se bajó de un día para otro y nunca había pasado y bueno, hay latas que antes eran brasileras y ahora son turcas. Es el mismo método que en los 90 para abaratar costos. En los teatros hubo un recorte cultural a partir del tarifazo, lo empezaron a sufrir los teatros y para la gente en estos momentos ir al teatro está fuera del reglamento de vida de un mes. Hoy escuchaba una encuesta donde una persona fue al cine una vez en todo el año. Y es grave. Repercute en el cine porque el INCAA es autárquico -y estamos luchando para que siga siendo así- y depende de la venta de entradas.

¿Cuál es el proyecto político que beneficiaría a la cultura de un país?

Mirá, el próximo 18 de marzo cumplimos 100 años como sindicato y todos los derechos adquiridos se consiguieron durante gobiernos populares, en otro tipo de gobiernos se resiste para no perderlos. Yo creo mucho en los gobiernos populares que piensan exclusivamente en… bueno, hay una gran frase de Evita que es “donde hay una necesidad hay un derecho”.  Yo creo que los gobiernos populares piensan en los derechos de las trabajadoras y los trabajadores, y le dan espacio al sindicalismo para seguir abriendo y para seguir proponiendo más derechos y adquirirlos. Es en ese tipo de gobierno donde se escucha verdaderamente al pueblo, donde el Estado está presente. Siempre se criticó el CCK, y yo hice el CCK Federal dando seminarios en todo el país y siempre doy el ejemplo a la gente que compara con Europa: El Circo Du Soleil es lo que es ahora porque el Estado francés le subvencionó absolutamente todos los galpones desde que se crearon para que entrenen. Siempre doy ese ejemplo porque me parece muy bueno y hoy es lo que es en todo el mundo, y qué mejor que el Estado me pueda pagar a mí y que 60 personas puedan tener un taller de dos días, gratis. ¿Por qué el Estado no puede subvencionar la cultura o por qué el Estado no puede hacer lo que había hecho con Tecnópolis? Casi todas las actividades de los actores pasaban por acá y nos bajó un 60%, te estoy dando números de principios de año. 

En los medios de comunicación se suele hablar de la subvención del Estado como algo negativo.

Es que la cultura, la salud, la educación no es un gasto, es una inversión. Y ahora pasan cosas que no habían pasado nunca y de verdad son muy graves como el cierre de las escuelas nocturnas. Que un pibe que trabaja o un señor grande que quiere terminar su secundaria por su propio bien, para seguir creciendo y tener dignidad, que le cierren esa posibilidad, eso también es hablar de cultura y estamos hablando de una masacre con el recorte público tremendo por parte del Estado.

Comenzás una nueva etapa como secretaria de cultura en la CTA, ¿Qué representa este espacio para vos?

En la CTA me parece que lo más importante es esa militancia y ese compromiso de los compañeros y las compañeras trabajando en el territorio, con propuestas, y llevar adelante el mensaje de que lo único que nos va a sacar de todo esto es la unidad entre todos, dejando de lado las diferencias. Pero más que nada fortalecer al trabajador y a la trabajadora que perdió su laburo, darle una herramienta, darle contención. Desde ese lugar me parece que va a ser un trabajo maravilloso, arduo, pero cuando uno puede dar esas herramientas la verdad que es un espacio que enorgullece.

¿Creés que el sindicalismo tiene que tomar postura de cara a las elecciones de 2019?

Yo creo que la postura del sindicalismo es volver a tener los derechos que nos han quitado, eso ya te da una postura. Dentro de la CTA sabemos que somos opositores al gobierno actual y tratamos de dejar muy en claro que está el Fondo Monetario Internacional conduciéndonos, es importante saber eso. Creo que cuando uno dice eso la postura está clarísima. Y creo que lo más importante es que volvamos a los gobiernos que piensan en el pueblo, en el pueblo trabajador, no en el pueblo para mil familias y nada más.