10/04/2021
Salario y Género

9 de abril: Día del Pago Igualitario

Como cada 9 de abril se busca visibilizar la cantidad de días extras que tiene que trabajar una mujer para ganar lo mismo que un hombre.  Según ONU Mujeres, la brecha salarial de géneros es el porcentaje resultante de dividir dos cantidades: la diferencia entre el salario de los hombres y las mujeres. 

Como cada 9 de abril se busca visibilizar la cantidad de días extras que tiene que trabajar una mujer para ganar lo mismo que un hombre. 
Según ONU Mujeres, la brecha salarial de géneros es el porcentaje resultante de dividir dos cantidades: la diferencia entre el salario de los hombres y las mujeres. 

¿Y qué encontramos? Que las mujeres cobran alrededor de un 27% menos que los hombres. Sea por "techo de cristal", "piso pegajoso", discriminación o exclusión las división sexual del trabajo es la gran culpable que suceda esto.

Las mujeres son las que realizan los trabajos más precarizados, más excluidos, menos remunerados, son las que cumplen las tareas del cuidado, de la familia ascendente y descendente, el hogar. Son las que poseen menos tiempo para poder capacitarse, formarse, para obtener mejores puestos, y aquellas que sí pueden hacerlo son excluidas quizá ya en la primera entrevista, ante la pregunta de rigor: ¿pensás tener hijos?, la maternidad es una de las grandes cosas que les puede pasar como mujeres, si es deseado mejor, pero muchas veces es la mayor traba para poder obtener el trabajo que quieren, que desean o que les conviene económicamente.

Al respecto, la titular de la Dirección de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D'Alessandro afirmó: "Para ganar igual que un varón en 1 año, las mujeres tienen que trabajar 3 meses más". 

La brecha salarial en algunos casos no es solo por el hecho de "igual trabajo, igual remuneración", sino que la división sexual del trabajo es la que genera esta diferencia. Los varones estarían más calificados para ocupar lugares de poder, gerencias, directorios, debido a su carácter y determinación, porque su lugar es el ámbito público, mientras el de las mujeres es el del cuidado, educación, servicio, que son una extensión del ámbito privado, que no es reconocido como trabajo, por lo tanto sus salarios son menores, no tienen acceso a prestaciones médicas y ni aportes jubilatorios. Con poco tiempo para realizar horas extras debido a las tareas del cuidado que además son un trabajo no reconocido económicamente.

Por más políticas de inclusión, igualdad, reconocimiento para las mujeres, ya que todas son trabajadoras .