15/06/2022

Desigualdad laboral y aumento de la pobreza

Las mujeres mexicanas poseen los empleos peor pagos del país

Las mujeres encabezan los hogares más pobres y lideran dos de cada ocho hogares en México, pero tienen los empleos peor pagos, según un reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

mujeres mexicanas.jpg

Foto: 
Antorchista

El estudio del organismo no gubernamental indica que 34,4% de las mujeres gana hasta un salario mínimo (unos 250 dólares por mes), contra 21,1% de los hombres y sólo 9,2% de mujeres obtiene de 3 a 5 salarios mínimos.

Los salarios de mujeres están íntimamente ligados a la escolaridad, por lo que sólo quienes cuentan con educación superior pueden disfrutar de estipendios altos, señala el IMC, según la agencia de noticias ANSA.

El reporte indica que 31% de las jefas de familia trabaja menos de 35 horas a la semana, por el tiempo que destina a actividades no remuneradas, como el cuidado de los hijos o los mayores de su familia (padres, abuelos), mientras que sólo 16% de los hombres hacen esas tareas.

Por lo general, las jefas de familia trabajan en México en la economía subterránea, en especial en los sectores del comercio y los servicios, y menos tiempo que los hombres.

"Ellas enfrentan las mismas brechas de género que las mujeres en general y tiende a haber un castigo en términos de ingresos en parte por la preferencia por buscar empleos de mayor flexibilidad o destinar pocas horas al trabajo remunerado", señaló Fátima Masse, directora de Sociedad Incluyente del IMC.

"Las mujeres hacen cuidado del hogar y además están ocupadas y eso en parte explica por qué se mantienen en rangos salariales bajos", agregó.

El 55% de las jefas de hogar tiene un empleo informal contra 52% de los jefes, según el relevamiento.

Otro informe reciente de la ONG México Cómo Vamos (MCV), basado en estadísticas oficiales, estableció al menos seis grandes brechas de género, entre hombres y mujeres: empleos formales, participación en mercado laboral remunerado, pobreza laboral, informalidad laboral, percepción de inseguridad y jornadas laborales sin paga.

El estudio de MCV coincide con el del IMC, al señalar que las brechas salariales por sexo se deben, en gran medida, "al mayor número de horas que las mujeres dedican a labores no remuneradas dentro del hogar, ya sea realizando tareas domésticas o cuidando de menores, personas enfermas y ancianas".

Berenice Ramírez, del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que entre 2000 y 2020 creció el porcentaje de jefatura femenina en el hogar, del 21% al 33% en el país agregó ANSA.

Pese a esto, hay una proporción baja de mujeres en la población económicamente activa, de 45% de ellas trabajando o disponibles para hacerlo contra 55% de Uruguay, por ejemplo, indicó la experta.