10/03/2022

8M

Paro Feminista

La Asamblea Nacional de Trabajadoras de Prensa convocada por FATPREN reclamó la reglamentación de la ley de equidad en los medios

En el marco de la jornada de Paro y Movilización Feminista convocada por el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, con la participación de más de 80 compañeras de Entre Ríos, Buenos Aires, Córdoba, Neuquén, Salta, Santa Fe, Comodoro Rivadavia, Ciudad de Buenos Aires, San Juan, Bahía Blanca y Rosario, entre otras localidades de diferentes puntos del país, se realizó la Quinta Asamblea Nacional de Trabajadoras de Prensa convocada por la Federación Argentina de Trabajadorxs de Prensa (FATPREN) y los sindicatos de base que la conforman.

Con la celebración del encuentro ante un nuevo 8M en el que las mujeres y disidencias sindicalizadas se movilizan por sus derechos, la apertura de la asamblea estuvo a cargo de la compañera María Ana Mandakovic, dirigente de CISPREN y Secretaria de Organización de la Federación.

“Este es una jornada de lucha, no dejemos engañarnos por quienes quieren seguir invisibilizando que se trata del Día de las Mujeres Trabajadoras. Nos organizamos por nuestros derechos y por eso somos parte del paro y de las movilizaciones alrededor del país que reclaman que la deuda es con nosotras y nosotres, porque lo suceda con el FMI nos afectará como las más precarizadas”, expresó. Y marcó los objetivos planteados para la lucha sindical feminista en el gremio de prensa en ocasión de esta asamblea: “Reclamamos por la equidad de género en los medios e igualdad salarial, así como por el cupo laboral travesti-trans y reconocimiento de tareas de cuidado. También necesitamos las capacitaciones como la Ley Micaela y que seamos las compañeras en los sindicatos quienes aportemos voces especializadas en género.”

El debate, que estuvo moderado por la compañera Cintia Mignone de la Asociación de Prensa de Santa Fe, tuvo entre sus ejes centrales la necesidad de defender la sindicalización y la herramienta de huelga cada 8 de marzo, la necesidad y dificultad de implementar protocolos y licencias en los medios de comunicación privados, el impacto que la precarización de las compañeras y falta de mujeres y disidencias en los contenidos que reproducen los medios, y así como también los logros que en este año se han conseguido, como motivación para seguir adelante.

Por ejemplo, la flamante secretaria general de SiPreBO Laura Lopez y su secretaria de género Gabriela Barcaglioni, celebraron haber logrado la institucionalización del área de género en su sindicato. Mientras que las delegadas por SiPreBA de la TV Pública, Renata Stella y Silvia Fernández, remarcaron la mayor participación de mujeres en la Comisión Interna, así como la formación de una Comisión de Género y la incorporación, poco a poco, de mujeres en roles tradicionalmente ocupados por varones. “Hoy ya tenemos 3 compañeras en el área de ayudantes de cámara”, compartieron.

“Decidimos parar pero porque logramos no se nos reemplace en los programas, para que no se pierda el sentido de visibilizar nuestros trabajo”, destacaron compañeras de Radio Nacional Salta. Desde la Patagonia, la compañera Shirley Herreros, trabajadora del Diario Rio Negro valoró la participación en el paro pero remarcó la dificultad para discutir la problemática salarial desde las asambleas de mujeres.

“Si es necesario, es posible”, impulsó a seguir adelante Rosana Calneggia de CisPren. Y agregó: “Es difícil hablar de un paro de las trabajadoras de la comunicación cuando gran parte de nosotras estamos precarizadas. No podemos retroceder. Tenemos que avanzar. “Cuando pedimos paridad en los medios no estamos pidiendo otra cosa que no sea justicia social. Eso no sólo se traduce en derechos que nos deben sino en la construcción de un discurso. La igualdad salarial también es necesaria para perforar los mensajes”.

Por su parte, Micaela Polak, Secretaria de Géneros de SiPreBA, remarcó: “somos los sindicatos los que movemos el mundo del trabajo, tenemos que ser la herramienta de las trabajadoras y tenemos que incidir en los contenidos, en lo que contamos, esa es la fuerza de nuestro gremio. Tenemos una enorme herramienta en nuestras manos”.

La encargada de cerrar la Asamblea fue Carla Gaudensi, como Secretaria General de la FATPREN: “Estoy orgullosa y celebro lo que estamos construyendo. La marea feminista nos atravesó como comunicadoras y estamos llevando adelante nuestros debates. La consigna con la que los feminismos nos unimos en este 8M es la de que la deuda es con nosotras y nosotras, porque no queremos más violencias sobre nuestros cuerpos, porque seguiremos peleando por ni una menos y porque seguiremos luchando por la equidad en la sociedad. Para eso, tenemos que seguir estar organizadas, unidas, con una perspectiva de género y de clase. Volvamos a poner el grito de las mujeres trabajadoras en las calles.”

Así, tras una jornada con una agenda repleta de actividades de reivindicación feminista y gremial, tras hora y media de intercambio de experiencias alrededor todo el país, se concluyó con el consenso en las siguientes resoluciones:

  • Reclamar por la la urgente reglamentación de la Ley de Equidad de Género en los Medios.
  • Demandar la real y concreta implementación del cupo laboral travesti trans establecido por Ley para el Estado.
  • Exigir el urgente reconocimiento de las tareas de cuidado y licencias que contemplen las violencias que sufrimos las mujeres y disidencias.
  • Sostener la necesidad de formación, como la prevista en la Ley Micaela, para todos los medios de comunicación del país, como forma de garantizar contenidos con perspectiva de género y de clase.
  • Instar a quienes están a cargo de los medios en los que trabajamos para que la perspectiva de género en la comunicación se garantice a partir de equipos y que esa importante tarea no recaiga únicamente en la individualidad de una editora de género
    Demandar la implementación, con participación sindical en la construcción y el abordaje, de protocolos para casos de violencia por motivos de género en todas las empresas de medios.
  • Remarcar que la precarización laboral que sufrimos las trabajadoras de prensa opera directamente contra el derecho a la información de la ciudadanía.
  • Exigir la democratización de la pauta publicitaria y la regulación del uso de los contenidos periodísticos en las plataformas de internet, para garantizar que la tan mentada pluralidad de voces se exprese con la misma intensidad.
  • Defender la organización sindical porque los derechos conquistados en materia laboral se traducen en verdadera libertad de expresión.