14/10/2021

Fundación Germán Abdala

“No hace falta menos justicia laboral, más bien todo lo contrario”

Un análisis realizado por Lucas Arakaki, del Área Jurídica de ATE Capital señala que "acceder a la justicia laboral en Argentina implica para trabajadores y trabajadoras una extensa espera de años para ver avanzar sus causas y en algún momento resarcir, aunque sea parcialmente, sus derechos vulnerados".

Fundación Germán abdala.jpg

Foto: 
Fundación Germán Abdala

Respondiendo la pregunta sobre ¿Qué tan cierto es que la litigiosidad laboral es un escollo para la generación de trabajo en Argentina?  Lucas Arakaki afirma que "acceder a la justicia laboral en Argentina implica para trabajadores y trabajadoras una extensa espera de años para ver avanzar sus causas y en algún momento resarcir, aunque sea parcialmente, sus derechos vulnerados".

El análisis destaca entre otras explicaciones que actualmente se cuenta con la misma cantidad de Juzgados Nacionales del Trabajo que en 1996 y de manera retórica se pregunta si ¿no es tiempo de una modificación y ampliación?

La demora en la Justicia del Trabajo implica en términos de la OIT una contrarreforma laboral no manifiesta”, advierte Lucas Arakak.

Además, comenta que en el último informe del organismo Acceso a la tutela judicial efectiva laboral en países de América del Sur Argentina aparece posicionado como uno de los peores países en términos de duración de los juicios laborales de la región. Mientras que, en Uruguay, Chile y Brasil, por ejemplo, la duración de los juicios laborales es de un año o menos, en nuestro país el promedio es de dos a cuatro años más un año promedio en segunda instancia.

El estudio realizado por la Fundación Germán Abdala subraya que en la Argentina hay “apenas 80 juzgados de primera instancia y 10 salas de segunda instancia de la Justicia Nacional del Trabajo para atender a millones de trabajadores y trabajadoras y a una gran cantidad empresas concentradas en el territorio del AMBA”.

Pasados 25 años, el volumen relativo de trabajadores y trabajadoras había crecido un 31% con respecto a 1996 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), conforme datos oficiales y públicos del Ministerio de Trabajo. Sin embargo, esta nueva realidad no se hizo eco en la Justicia Laboral”

El análisis de Lucas Arakak, para la Fundación Germán Abdala finaliza afirmando que “resulta evidente frente a los últimos hechos de la realidad, que una reforma integral de la Justicia hoy demorada, se erige como imperiosa y fundamental para mejorar la calidad de nuestras democracias continentales. La Justicia del Trabajo no es más que un pie en el andamiaje de la Justicia, pero fundamental para garantizar derechos y justicia social a los trabajadores y trabajadoras”.