14/10/2021

Agrupación Granate Morada

Opositores a Cavalieri lo acusan de firmar aumentos por debajo de la línea de pobreza

Integrantes de la agrupación Granate Morada liderada por Ramón Muerza y opositora a la conducción que encabeza hace 35 años Armando Cavalieri en el sindicato de Comercio distribuyeron a la prensa un comunicado donde puntualizan y denuncian las acciones contra los trabajadores que llevó adelante el cavalierismo durante la pandemia.

En el documento señalan que el primer acuerdo del sindicato, en los inicios de la pandemia, habilitó "una quita salarial de hasta el 25% para aquellos/as trabajadores/as que por razones de fuerza mayor se vieron impedidos de asistir a sus tareas laborales. Además, en la misma línea y profundizando aún más la orfandad rubricaron el Acuerdo de suspensión de actividades (Art. 223 bis), donde literalmente Empresas de hasta 70 trabajadores que firmen acuerdos que se ajusten íntegramente al acuerdo marco del sector comercio, no necesitarán la vista de la entidad sindical para la homologación ante el Ministerio”.

En ese sentido, recuerdan los seguidores de Muerza, que en una entrevista televisiva del 17 de julio del 2020, Armando Cavalieri dijo que “en mi sector el problema no es el salario, yo hice todas las flexibilizaciones que me pidieron los empresarios”.

El texto también hace alusión a las paritarias que se realizaron el año pasado, "unas de las primeras y de las más bajas. Comenzaron con un 16% anual, 8% en mayo y 8% en octubre, con la promesa de recomposición a mediano plazo. La realidad es que se quedó en una escala salarial por debajo de la línea de la pobreza". Esto pudo revertirse gracias a una "movilización histórica desde el Ministerio hasta las puertas del sindicato, reclamando apertura y recomposición salarial a quienes deberían defender los intereses colectivos. Ante un acuerdo tan magro y la renegociación llevada adelante por gran parte del movimiento obrero organizado, los empresarios otorgaron un 9% adicional".

La agrupación morada también acusa a la actual gestión de "rechazar y no responder a trabajadores que concurren con la documentación requerida y  solicitan afiliarse". Además, dicen, que "mucho antes de la pandemia instauraron un sistema cerrado de gestión que buscó desplazar a los delegados de su rol de representación de sus compañeros/as ante el sindicato, quitándoles la posibilidad de gestionar de manera directa trámites como los de afiliación".

Finalmente, resaltan el apoyo que están teniendo en su lucha contra la actual conducción de Comercio por parte de Hugo Moyano y de otros secretarios generales que "son parte de la renovación obligada y necesaria del sindicalismo argentino".