Economía Popular05/10/2020
Solo una pequeña pausa.

Carta abierta de los trabajadores y trabajadoras de la cooperativa Bauen

Los trabajadores y trabajadoras del BAUEN dan cuenta de 17 años donde superaron todo tipo de adversidades, destacan que en el BAUEN se puso en práctica la construcción colectiva, la inclusión de género y de las diversidades, un espacio espejo de las luchas sociales.
Bauen

Sin embargo, señalan en la Carta Abierta los trabajadores y las trabajadoras del BAUEN, “no hemos podido con la pandemia. Esa furia invisible que afecta a millones de personas en el mundo también nos afectó con la paralización total de nuestros servicios”.

Hacemos una pausa que será pequeña. Dejamos el hotel y nos llevamos el Espacio Cooperativo BAUEN. Acá no termina nada. Acá empieza todo”, subrayan, y advierten desde el BAUEN

La Carta:

"Podrán pasar mil años, verás muchos caer, pero si nos juntamos, no nos van a detener"

El himno de Ataque 77, “Donde las águilas se atreven”, hoy suena más fuerte que nunca. Es la sinfonía plebeya que nos acompaña desde siempre. Y nos sigue acompañando. Está en cada una de las paredes del hotel y en cada uno de los pliegues de nuestra memoria.

Durante 17 años enfrentamos muchas adversidades. Superamos todas. Hemos luchado con alegría, agradecidos de experimentar esta pasión colectiva. En nuestro querido Bauen hemos trabajado, nos hemos abrazado, reído, llorado, fuimos desdichados y felices. Ninguno de nosotros y nosotras elegiría otro modo de atravesar estos últimos 17 años.

Desde el 2003, cuando nos hicimos cargo del hotel, atravesamos varios intentos de desalojo. Sufrimos múltiples clausuras y presiones de todo tipo. Vivimos una gran decepción cuando el expresidente Mauricio Macri vetó la ley de expropiación aprobada por ambas cámaras luego de años de militancia junto a una larga lista de organismos de DDHH, movimientos sociales, empresas recuperadas, partidos políticos, organizaciones sindicales, multisectoriales, cooperativas, mutuales, diputados y senadores nacionales. 

Durante estos años, nuestras instalaciones estuvieron al servicio de organizaciones de todo tipo, realizando en los hechos una verdadera tarea de utilidad pública. Desarrollamos acuerdos con gobiernos provinciales para alojar argentinos y argentinas con necesidad de tratamientos médicos en nuestra ciudad. Creamos espacios para la difusión del cooperativismo, la hotelería y la gastronomía y ayudamos a la formación de cooperativas, federaciones y confederaciones. Facilitamos habitaciones y salones a la comunidad a los sectores de menores recursos y a las empresas recuperadas de todo el país. Generamos un espacio cultural alternativo en el centro de la ciudad junto a la Cooperativa El Descubridor y construimos el Espacio Cooperativo BAUEN junto a Cítrica, MP La Dignidad y La Poderosa.

Por el hotel pasaron una gran cantidad de artistas, organizaciones sociales, políticas y personalidades del país y del mundo, entre ellos, León Gieco, Guillermo Fernández, Dyango, Agarrate Catalina, Daniel Viglietti, el Negro Fontova, Fernando Cabrera, Bersuit Vergarabat, Las Pastillas del Abuelo, La Berisso, Tata Cedrón, la Orquesta del Teatro Colón, Arbol, Arbolito, Edelmiro Molinari, Rodolfo García, Emilio del Guercio, Pipo Cipolatti, Javier Malosetti, Rodrigo De la Serna, Rolando Goldman, Gustavo Berger, Bernardo Baraj, la Agrupación Oesterheld, Fernando Martín, Fernando Santiago, Fernando Lúpiz, Arturo Bonin, Manuel Callau, Ingrid Pelicori, Alejo Ortíz, Anahí Gadda, Patricia Zangaro, Carlos Demartino, Héctor Calmet, Luisa Kulliok, Alejandra Darín, la Asociación Argentina de Actores, las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, Adolfo Pérez Esquivel, Evo Morales, Fernando Lugo y las comitivas de Lula y Hugo Chávez, los dirigentes Danielle Mitterrand y Jean-Luc Mélenchon, Tony Negri, Leonardo Boff y tantos más.

En estos 17 años superamos todo tipo de adversidades. Ganamos muchas batallas, resistimos los embates del proyecto neoliberal encabezado por Macri y sin tener resuelta por parte del Estado la posesión del inmueble. Hemos sido acompañados por todos los que sienten que en el BAUEN se puso en práctica la construcción colectiva, la inclusión de género y de las diversidades, un espacio espejo de las luchas sociales. No hemos podido con la pandemia. Esa furia invisible que afecta a millones de personas en el mundo también nos afectó con la paralización total de nuestros servicios. 

Nos vamos con la canción de Ataque 77 a todo volumen.

Hacemos una pausa que será pequeña.

Dejamos el hotel y nos llevamos el Espacio Cooperativo BAUEN.

Acá no termina nada.

Acá empieza todo.

Vamos a revivir el mundo social, político y cultural que latió en las paredes del Bauen en otro rincón de nuestra ciudad. Esta experiencia de 17 años está en su mejor momento: confiamos en la sensibilidad del gobierno y en su ayuda para seguir con el proyecto que expresamos. La resistencia al neoliberalismo de miles de trabajadoras y trabajadores junto a organizaciones sociales como la nuestra, merece el acompañamiento necesario para su consolidación definitiva en esta etapa.

Ya lo afirmó el inmortal Aníbal Troilo: “Alguien dijo una vez que yo me fui de mi barrio. ¿Cuándo? ¿Cuándo?...si siempre estoy llegando”.

Nos vamos pero ya estamos llegando.

Gracias por tanta ayuda, solidaridad y amor en estos 17 años.