Noticias12/10/2020
Pedidos Ya

Condiciones de trabajo en las app

A través de una carta abierta, trabajadores y trabajadoras de la aplicación de Pedidos ya, dieron a conocer las condiciones en que están cumpliendo “un trabajo esencial durante una pandemia”.
Pedidos Ya

Sostienen en el escrito, que a diferencia lo que ha planteado un grupo en el consejo municipal de Rosario, los trabajadores  y trabajadoras de apps “no laburamos en una meritocracia”, explican entonces que “el sistema de Ranking que utiliza Pedidos Ya para evaluarnos no es una manera de premiar a los que más trabajan, sino que es un sistema para castigar a quienes no nos esclavizamos para la aplicación”, dado que la forma de sostener el puesto más alto del Ranking supone “asistir al trabajo aun cuando se está enfermo o lastimado”.

Advierten también que el Ranking los y las obliga a “cumplir horarios, con faltas y tardanzas en un trabajo que supuestamente es independiente, un trabajo en el que nos conectamos cuando queremos” y si no se cumple la exigencia de la empresa “todo nuestro trabajo se ve afectado gracias a esta herramienta de control que es el Ranking  cobramos menos, tenemos peores horarios y menos pedidos”.

Aclaran también que no son trabajadores o trabajadoras independientes o como dicen, “somos independiente sólo en las responsabilidades que la empresa no quiere tomar: debemos nosotros comprar la indumentaria y las herramientas de trabajo, si se rompen o si nos roban, es nuestro riesgo, debemos nosotros disponer todos los días de $2200 de nuestro propio bolsillo para poder pagar los pedidos en efectivo (es decir tener $2200 es excluyente para trabajar, aunque lo disfrazan de sugerencia), pero no somos nosotros quienes ponemos el precio de nuestro propio “trabajo freelance”. No elegimos nada, porque no hay ninguna opción que elegir”. Durante este año, explican los trabajadores y trabajadoras de las app, donde la empresa que sólo aumentó sus ganancias y hubo aumento para los consumidores y se les cobraba más a los comercios, “el valor de nuestro trabajo se mantuvo igual hace más de un año”.

Además, subrayan  que  es mentira que “por la naturaleza de nuestra tarea no necesitamos un espacio para descansar, cargar el celular o reparar las bicicletas (nuestras herramientas de trabajo) tomar agua y utilizar un baño en condiciones dignas”

Explican que hay tres modalidades (autos, bicis y motos) y que “no son las mismas necesidades las que tienen los compañeros que pasan horas pedaleando, con un desgaste físico que las otras categorías no comparten”.

La carta pública supone además una denuncia no solo a las condiciones de trabajo sino también “porque hace meses un grupo de compañeros, agrupados bajo el nombre de Asociación de Repartidores Independientes de Rosario, están amedrentando compañeros que disienten con sus posturas y que quieren mejorar sus condiciones de trabajo…desde aprietes en la calle a audios donde invitan a otros repartidores a atacarnos en callejones oscuros”.