Reportajes12/09/2018
Carlos De Feo, secretario general de CONADU

"¿Para qué querés universidades en un país que sólo exporta granos?"

Carlos De Feo está al frente del gremio de docentes universitarios desde el 2005, cuando "los compañeros me ofrecen ser secretario general. Empezamos a sumar gente, y creamos un sindicato en la UBA”.
Carlos De Feo, secretario general de CONADU

Militante en el Frente Universitario por la Revolución Nacional (FURN) desde 1969 y presidente del Centro de Estudiantes de la Universidad de La Plata en la década del ’70, “siempre digo que me destituyeron con Isabelita”, afirma con cierto sarcasmo el actual secretario general de la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU), Carlos De Feo. La FURN era la organización donde militaban Néstor Kirchner y Carlos Kunkel. De Feo todavía recuerda que “una de mis primeras actividades fue pintar en las paredes: Libertad a Kunkel”. Y reflexiona sobre aquellos años de militancia: “Creo que hicimos lo correcto, hacer lo correcto no siempre te garantiza que vas a ganar” y rescata “el papel fundamental que cumplió la CGT de los Argentinos para que los jóvenes se acercaran al peronismo”.

Durante los años de dictadura militar se fue a trabajar a La Pampa en la construcción de un acueducto en lo que se conoce como la ruta del desierto: “ahí no me iba a ir a buscar nadie”, explica. En 1983 comenzó a trabajar en el CONICET, se afilió a ATE y empezó a armar ATE-CONICET con un grupo de compañeros: “Ahí empecé en el sindicalismo, y es como un vicio, una vez que estás adentro comenzás a ver todo lo que está mal, siempre desde una perspectiva colectiva, no individual”. De Feo llegó a estar al frente del gremio de docentes universitarios en el 2005, luego de una crisis muy grande de la CONADU. En esa instancia, "los compañeros me ofrecen ser secretario general. Empezamos a sumar gente, creamos un sindicato en la UBA”. Y pese a las idas y vueltas que ha tenido la CONADU todos estos años, De Feo aclara que en los últimos tiempos "se ha ido fortaleciendo con un perfil más sindical”.  

En 2015 la gente votó un cambio, ¿qué cambió en materia educativa y específicamente en las universidades?

Este año se cumplen los 100 años de la Reforma Universitaria y los peronistas hicimos muy bien en reivindicarla, porque cuando yo era estudiante estábamos en contra, los reformistas eran de la Franja Morada. Durante los gobiernos de Néstor y Cristina creo que hay una reivindicación del derecho a la Universidad al servicio de la ciudadanía. Más allá de la cuestión paritaria, este gobierno afectó el derecho al acceso a la Universidad. En 1955 estaba lleno de hijos que fueron primera generación universitarios. Esa universidad comprometida con la nación comienza a quebrarse con la noche de los bastones largos y creo que se recupera sobre todo durante los últimos años del gobierno de Cristina, desarrollando la ciencia y la tecnología, promoviendo una universidad al servicio de la gente. Una universidad pensada para un país que produce satélites, que pone centrales nucleares, que puede hacer vagones de trenes, con industria aeronáutica, con producción de medicamentos. Ahora, para un país que lo único que quiere hacer es exportar granos y minería, no sirve más, esta universidad es demasiado grande, la tienen que achicar. Por eso ajustan sobre el presupuesto. Fueron recortando los programas de inclusión, becas, comedores, tutorías.

¿Por qué mantuvieron la convocatoria al paro y movilización este jueves 13 de septiembre habiendo firmado el acuerdo paritario?

En las paritarias logramos un 26% para las categorías más bajas cuando el gobierno comenzó ofreciendo un 15%, además incluimos la cláusula de revisión. Sin embargo la lucha continúa por el tema presupuestario, la paritaria es un emergente de esto. Estamos perdiendo un montón de pibes y si esto sigue así no llegamos a fin de año. Se da una situación particular y es que los docentes comienzan a encarar el conflicto. Es encarado claramente por el sindicalismo docente y lo que está resurgiendo es la participación de los pibes. Los compañeros afiliados nos planteaban que si hacíamos paro por tiempo indeterminado, íbamos a perder a todos los pibes, porque dejan de ir a la universidad. Por eso establecimos paros entre semanas. Para nosotros es fundamental el reclamo presupuestario y que se declare la emergencia educativa. Si observamos el presupuesto que pretenden para 2019, con esta inflación, a nosotros nos significa un recorte del 25%.

¿Qué explicación tuvieron ante el anuncio en el boletín oficial de una reducción del presupuesto del ministerio de Educación para incrementar el de Seguridad?

Eso va para pagar el FONID (Fondo Nacional de Incentivo Docente) a los institutos de enseñanza de la policía. Hay algo mucho más grave y es que hay un recorte de 1.600 millones de pesos que fueron sacando de varias partidas universitarias y todavía no sabemos adonde fueron a parar.

¿Cómo explican las declaraciones de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal en contra de la creación de universidades públicas en todo el país?

Es lo que te comentaba al principio, quieren un modelo de país del año 1870. Es una oligarquía adecuada al siglo XXI. La madre de Mauricio Macri es Blanco Villegas, Marcos Peña es Peña Brown, es la vieja oligarquía la que está en el gobierno, y esa es la idea que ellos tienen: la reprimarización de la economía. Y van hacia el cierre de las universidades, ahogándolas presupuestariamente porque no se condice con un país que exporta granos al exterior, ¿para qué querés universidades?

Entonces esto no es culpa de la pesada herencia, ni es una tormenta pasajera

Acá hay una decisión de transformar el país llevándose la guita del bolsillo de los laburantes a los sectores exportadores de la economía. Me daban con un caño porque yo decía que quería que al gobierno le vaya mal, y es que no van a cambiar porque su decisión política es ir en este sentido, no estamos discutiendo con un gobierno que quiere el bien de la nación, más bien todo lo contrario. Estos tipos nos quieren matar y ¿qué podemos hacer nosotros? Organizarnos para evitar que avancen, tratar de que nos maten lo menos posible y ser parte de la construcción de una alternativa política. Yo no quiero que se vayan en helicóptero eh. Para mí el 2001 no terminó en la Plaza de Mayo con 30 muertos, terminó en el Puente Pueyrredón con el asesinato de Kosteki y Santillán. Y nosotros no habíamos construido una alternativa política. A Néstor Kirchner nos lo mandó Dios, nosotros no lo construimos. Y este gobierno se llevó puesto todo en dos años.

¿Cuáles son los puntos de encuentro y las diferencias con la CONADU Histórica?

Cuando vamos a un plan de lucha vamos juntos, todos queremos mejores salarios y que no haya un recorte presupuestario. Ellos tienen una política partidaria y llevan el conflicto hacia un lugar que para mí no tiene resolución. Obviamente que nosotros tenemos una mirada política, pero tenemos una visión mucho más sindical y ellos tienen una mirada que considero parte de una izquierda más anacrónica. Por supuesto que en nuestro sindicato no todos estuvieron de acuerdo con que firmásemos la paritaria.

¿Cómo analizas la conducción del triunvirato de la CGT y la organización sindical que se está dando en oposición a esa conducción con Camioneros, la Corriente Federal, la CTA?

Creo que hay que marchar hacia la unidad de la CGT, coincido con Hugo Yasky, hay que hacer un esfuerzo, volver y bancarnos adentro de la CGT. En el sindicalismo nadie quiere ser testimonial, queremos agarrar el poder y cambiar las cosas. La CTA tiene un discurso político muy intenso y consistente, tiene al mejor líder sindical de la Argentina que para mí es Hugo Yasky pero creo que tenemos que marchar hacia la unidad de la CGT porque si no, no hay transformación. Uno de los problemas es la conducción del triunvirato de la CGT pero no es una responsabilidad solamente de los compañeros que están dentro de la CGT sino es un problema de todos, es una desgracia y nos jode a todos. Tenemos que hacer un aporte al sector de Hugo Moyano, a la Corriente Federal de Trabajadores, con la gente de SADOP somos como primos. Una sociedad funciona porque hay trabajadores y considero que tienen que estar organizados siempre. Creo que la pelea contra el gobierno nos va a ayudar mucho en la unidad y eso se va construyendo en la calle.

¿Hablar del 2019 es pensar a largo plazo? ¿Qué lugar debería ocupar el movimiento sindical de cara a las próximas elecciones?

Nosotros somos un sindicato muy chico, tenemos un peso simbólico en lo que representa la universidad dentro de la sociedad, pero no vamos a incidir en las decisiones políticas. El 2019 es hoy y la alternativa nace de muchos lugares, no hay un solo lugar. Lo sindical aporta desde el momento en que planteamos una base de movilización, descontento y enfrentamiento contra este modelo y es sobre el cual se va a asentar el crecimiento de una alternativa política. Hoy tenemos la posibilidad de generar una estructura más organizada si lo comparamos con el 2001. Veo muy desprestigiado al gobierno, muchos lo votaron, no sólo la clase media, los laburantes también. Creo que podemos hacer un buen laburo, estando en la calle, como este jueves 13 de septiembre, el 24 y el 25 también.