Reportajes17/11/2017
Fernando Cáceres, delegado Agencia DyN

"El cierre de DyN dejó a 100 trabajadores en la calle"

Fernando Cáceres, delegado en la Agencia DyN, narra cómo se sucedieron los acontecimientos en esta agencia de Clarín y La Nación hasta desembocar con su cierre y más de 100 trabajadores en la calle.
Fernando Cáceres, delegado gremial Agencia DyN

¿Contanos como fue el proceso de anuncio de cierre de la Agencia DyN?

El lunes de la semana anterior, la empresa publicó un edicto en el boletín oficial convocando para el 23 de noviembre, a una asamblea general de accionistas extraordinaria con elobjetivo de tratar la disolución anticipada de la sociedad y nombrar a un liquidador.  Ante esta situación, como comisión interna, y en consulta con nuestros compañeros de trabajo resolvimos rechazar el cierre de la agencia, reclamar la continuidad de los puestos de trabajo y declararnos en estado de asamblea permanente, no obstante eso, nosotros seguimos manteniendo el servicio de la agencia, porque la empresa sigue en actividad, más allá de este aviso que nos dicen funcionarios de la agencia, que la intención de los principales accionistas entre los que se encuentran: Clarín, La Nación, El diario Río Negro y la Gaceta de Tucumán es cerrarla el 23 en esta asamblea y despedir a sus 100 trabajadores.

En este contexto hemos realizado una serie de acciones, promoviendo y difundiendo el conflicto, hemos mantenido reuniones en el ministerio de trabajo con la empresa donde manifestamos nuestra posición del rechazo al cierre y el pedido de continuidad de la empresa, de sus servicios y los puestos de trabajo, a lo que la empresa contestó que continua en este proceso que va  camino al cierre. El 15 de noviembre realizamos un camarazo junto a los reporteros gráficos y ARGRA donde participaron muchos colegas de otros medios acompañando nuestro pedido y luego como comisión interna participamos de una reunión conjunta de la comisión de libertad de expresión y comunicación de la cámara de diputados, donde se planteó el casi DyN, en el contexto de una crisis laboral que hay en todo el gremio de prensa, donde en los últimos 2 años se han perdido más de 2.500 puestos de trabajo en todo el país, la mitad de ellos en la Ciudad de Buenos Aires.

El cierre de DyN tiene un efecto social concreto: el despido de 100 trabajadores, con el costo social que eso significa, pero además se suman temas vinculados a la libertad de expresión, al cerrar un medio de comunicación en un contexto de varios medios que vienen cerrando, con la diferencia que el cierre de DyN no pueden explicarlo por el lado económico dado la dimensión de los socios principales como Clarín y La Nación, además de afectar el tema de la libertad de expresión, porque son menos periodistas trabajando, menos periodistas investigando, menos periodistas opinando, el cierre de DyN también implica una concentración mediática, vamos casi a un discurso único de uno o dos grupos monopólicos, construyéndose una realidad segmentada y parcial, afectando no solamente el derecho a la libertad de expresión, sino también el derecho de la población a estar informada, si hay pluralidad de voces, hay distintos recortes de la realidad, distintos enfoques y esto enriquece a la información general, en cambio si la información se direcciona y se genera un solo discurso se va restringiendo la calidad democrática, porque de lo que hablamos no es solamente  del derecho del que opina e informa sino también que la población empieza a estar peor informada, y esto se ha planteado en la cámara de diputados, a través del SIPREBA con un proyecto para declarar la emergencia laboral en todo el gremio de prensa. También sabemos que el cierre de DyN afecta el federalismo de la información dado que la Agencia tiene corresponsales en las principales ciudades del país, en la mayoría de las provincias, y si no está completa es por la desinversión y la no cobertura de los puestos que han quedado vacantes en los últimos años y que hemos denunciado como comisión interna, de este modo con el cierre de DyN se centraliza aún más en la Ciudad de Buenos Aires el proceso de generación y circulación de la información. Es un tema preocupante que ha tenido un repercusión grande, por nuestra parte seguiremos reclamando la continuidad de la Agencia y de los puestos de trabajo.