Economía Popular17/05/2020
#JusticiaPorRamona

Nos Mataron a Ramona

Desde la CTA de la Ciudad expresaron su solidaridad a los compañeros y compañeras de La Garganta Poderosa, luego de conocerse el fallecimiento de Ramona.
Ramona

El comunicado de la secretaría de genero de la CTA de la CABA comienza describiendo a Ramona como  “Mujer; trabajadora; cuidadora; militante; periodista; luchadora”

También destacan que Ramona “No murió por el Covid-19. La mató el abandono del gobierno de la ciudad más rica de la Argentina. Larreta es responsable de la muerte de Ramona y la falta de recursos básicos que no lleva a los barrios populares de la ciudad. Ella no buscó el virus. La desidia de Larreta y Santilli se lo llevaron al barrio. A la casa. A la familia así como lo siguen llevando a todas las familias de las villas”.

Finalizan señalando que “el virus no Iguala. Mata más al abandonado por el Estado que se hace presente produciendo abandono y muerte” y expresando su repudio por la muerte y exigiendo justicia “Larreta es responsable”.

Por su parte, tras la muerte de Ramona, desde La Garganta poderosa afirmaron:

"NOS MATARON A RAMONA"

Apretando los dientes, golpeando el teclado, mordiendo la rabia y escupiendo lágrimas, nos toca escribir ahora esta mierda, para gritar todo eso que Ramona ya gritó.

No vamos a parar,

¡hasta que paguen los responsables!

NO PODEMOS MÁS.

#JusticiaPorRamona

Como habían publicado en La Garganta Poderosa, Ramona salió en todos los informes y videos “denunciando el sometimiento a las condiciones infrahumanas que padecía en la Villa 31, no sólo ella, insulino-dependiente, sino también todas las demás personas que habitaban su precaria vivienda, incluida una hija diabética, un suegro con problemas coronarios y otra hija en silla de ruedas, que no habla, no camina, no mantiene postura y requiere oxígeno nocturno, porque tiene síndrome de West y síndrome de Aicardi, una patología que le genera convulsiones refractarias no evolutivas. O sea, 100% dependiente, ¿entienden? Estuvieron 55 días aisladas en esa misma casa, que hoy tampoco tiene agua y ya ni siquiera tiene a Ramona, porque la acaban de intubar”.

Destacando en la publicación, luego que se supiera que Ramona tenía coronavirus que “Y no, no se trata de la densidad, ni de la contagiosidad, ni de la irresponsabilidad de la sociedad: simplemente se trata de la desigualdad, que ya nunca volverán a presentar como «normalidad». Porque la gestión porteña tiene a su cargo la situación habitacional de Ramona y su familia desde 2016, postergando su relocalización de manera crónica y silenciosa, tan silenciosa como resulta su propia internación todavía. Pero claro, Señor Jefe de Gobierno, «usted no habla de politiquería». Ramona dejó su vivienda gritando y pidiendo ayuda a cualquier diario, a cualquier funcionario, a cualquier argentina, a cualquier vecino, a cualquier Dios…”.