Reportajes11/10/2018
Guillermo Ormachea, secretario general del Sindicato de Guardavidas

"Cuando los compañeros empiezan a perder el trabajo, no hay medio que pueda taparlo"

Entrevista a Guillermo Ormachea que además de guardavidas en la Ciudad de Buenos Aires es el secretario general del Sindicato de Guardavidas de la República Argentina (SIGURA).
Guillermo Ormachea, secretario general de SIGURA

Guillermo Ormachea es guardavidas en la Ciudad de Buenos Aires. A priori, esto puede llamar la atención al lector, pero no sólo eso, además es el secretario general del Sindicato de Guardavidas de la República Argentina (SIGURA), el gremio que los nuclea. En medio de una “tormenta” provocada por las políticas económicas del gobierno, salimos a buscar a este particular guardavidas para entender cómo llegó a nuclear sindicalmente a los y las trabajadoras guardavidas, con qué desafíos se encuentra y cuáles son las alternativas para salir a flote cuando el agua comienza a llegar al cuello.

“A los 4 años me salva la vida un guardavidas. Tengo el recuerdo de mezcla de pánico, terror, tragando agua, sintiendo que se me iba la vida y alguien me sacó, esa persona era un guardavidas”, relata Guillermo intentando encontrar una respuesta a su elección vocacional. Hasta los 10 años no pudo acercarse a una pileta de natación, le daba pánico. Es entonces que sus padres deciden llevarlo a aprender a nadar: “Hoy además de guardavidas soy profesor de natación”, afirma Ormachea recordando y valorando enormemente “a la primera docente que me agarró y logró romper todo ese paradigma de pánico y terror. Logró que diera mis primeros pasos en el agua”. En 2004, luego de un conflicto laboral que tuvo con el Club Italiano, Guillermo Ormachea sentó un precedente que después fue utilizado por otras organizaciones y otros guardavidas cuando tuvieron que referenciar el trabajo de temporada: “Sin que existiera en ese momento nuestro sindicato, ya había adentro mío esta idea de reivindicar los derechos laborales”. De a poco y sin saberlo comenzaba a dar sus primeros pasos en el ámbito gremial.

¿Cuál es la situación de los trabajadores guardavidas en la actualidad? ¿Cómo es el sujeto que organizan y cómo son sus tareas laborales?

El trabajador guardavidas es un trabajador que está en solitario, con una mentalidad muy individualista, fue el primer escollo con el cual tuvimos que debatir fuertemente con los compañeros. Por ejemplo: en un natatorio contamos con un guardavidas, y a lo sumo se cruza con su compañero en el relevo de turno. Normalmente los operativos de seguridad no cuentan con gran cantidad de trabajadores y por puesto puede haber uno o dos, y cada puesto a una distancia considerable. Cuando armamos el sindicato en 2010 nos decían "¿Guardavidas en la Ciudad de Buenos Aires?" Está concebido el guardavidas en la costa atlántica y en la costa atlántica bonaerense, sin embargo tenemos un territorio muy vasto de espejos de agua. Entonces el guardavidas, en primer lugar, tiene que situarse como un trabajador, tiene que tomar conciencia de que es un trabajador y tiene derechos. Y como todo trabajador tiene compañeros de trabajo, no sólo de la misma profesión sino del entorno en el cual se encuentra. Nosotros trabajamos con profesores de natación, con personal de mantenimiento, y con distintos trabajadores que hacen al medio. Eso es algo en lo que venimos trabajando fuertemente.

¿Cómo fue el recorrido para la construcción de SIGURA? ¿Hay otros sindicatos de guardavidas?

El primer sindicato de guardavidas es el sindicato de Mar del Plata, luego surge otro sindicato que se afianza en la Ciudad de Buenos Aires, y los trabajadores, al no verse reflejados por este sindicato al que hago mención, y a través de algunos fallos de la Corte Suprema, se abre el juego en el plano sindical para que nuevas organizaciones puedan salir a la cancha. Nosotros nacemos en 2010 dentro de la CTA, salimos con el nombre de Sindicato de Guardavidas de Buenos Aires con un estatuto que marcaba representatividad en la Ciudad de Buenos Aires y 38 municipios del Gran Buenos Aires. Pero rápidamente empezamos a recibir el requerimiento de compañeros que pedían la asistencia y la representatividad en otros ámbitos territoriales. Entonces se generó el debate para abrir el sindicato y poder abrazar a compañeros que necesitaban organizarse en el resto del territorio nacional. Con el paso de los años cambiamos el nombre y el ámbito territorial, pasamos de ser SIGUBA a ser SIGURA, Sindicato de Guardavidas de la República Argentina, y hemos ampliado a todo el territorio nacional a excepción de un municipio de Pinamar y de General Pueyrredón, ahí hay sindicatos con personería que cumplen los mismos objetivos que nos planteamos nosotros.

¿Cómo es la relación con el Gobierno de la Ciudad ante los reclamos por las condiciones laborales?

El Registro Público de Guardavidas recibe todos los títulos de egresados de las distintas escuelas de guardavidas, requiere de una libreta habilitante para poder ejercer su profesión. Estamos encuadrados bajo la subsecretaría de deportes y el subsecretario de deportes es el único funcionario que otorga la libreta. Y luego hay un órgano asesor denominado Consejo Metropolitano de Guardavidas, donde queremos estar adentro ya que constatamos que este órgano asesor fue tomado por otro sector sindical cuando, habiéndose creado, no se ha conformado. Hemos hecho un relevamiento de todos los espejos de agua que hay en la Ciudad y hemos presentado en la legislatura todas las irregularidades que hemos constatado. Si bien el gobierno porteño nos recibe, las respuestas vienen en carreta, nos escuchan, acercamos las pruebas, pero seguimos a la espera de que en el territorio se vea cristalizado nuestro trabajo. En el verano la subsecretaría de deportes tiene a cargo todos los parques y polideportivos a los cuales concurren todos los colonos de la Ciudad de Buenos Aires y los usuarios de esos predios. Hemos constatado que ni siquiera las normativas vigentes se cumplen, en cuanto a la cantidad de guardavidas que debe haber, en cuanto al equipamiento y los medios con los que se debe contar, estamos tratando de presionar para que eso se cumpla para defender al trabajador, para que tenga los derechos que estipula la normativa, y para que los usuarios estén en un marco seguro y contenidos como se merecen.

¿Tuvieron participación en el ámbito de los Juegos Olímpicos juveniles?

Nos hemos puesto a disposición del Comité Olímpico, con el recurso humano con el cual contamos. No hemos tenido respuesta. Con los Juegos Olimpicos el gobierno ha sectorizado y ha tercerizado los espacios acuáticos, y nos es muy difícil hacernos oir. Tenemos compañeros guardavidas que hemos logrado que puedan trabajar ahí adentro pero no hay protocolos de evacuación, de emergencia. Hemos constatado que los elementos de seguridad no son los adecuados y hemos advertido a las autoridades para que al menos cambien eso. Hemos advertido e instruido a nuestros trabajadores para que en esas condiciones no ejerzan la profesión.

Luego de las elecciones de septiembre en la CTA, central de la que su organización es parte, ¿cómo están transitando esa experiencia?

En lo personal es un orgullo porque considero que es una central que ha sido coherente en los últimos años en todo lo que han sido las luchas y las reivindicaciones del campo nacional y popular, junto a los movimientos sociales, donde ha habido un avasallamiento en los derechos de los trabajadores o en los derechos de las instituciones, en causas nacionales, ha estado a la altura de las circunstancias. Y nosotros hemos acompañado siempre, para mí es un orgullo haber sido fundador de SIGURA, haber puesto a los guardavidas en la agenda de la defensa de los derechos a través de la CTA, y ahora en las últimas elecciones que hubo en la CTA hemos logrado participar con 17 compañeros en las listas, en Ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires y en Entre Ríos, que son los lugares donde estamos con participación activa de compañeros organizados. Próximamente estaremos en Córdoba y en Santa Fe donde ya tenemos compañeros que nos están solicitando la participación y la organización. Ser parte de la CTA de los trabajadores nos ha permitido poder articular con los compañeros de la Corriente Federal, de la CGT, de los Movimientos Sociales, eso nos da una apertura muy grande.

¿Desde SIGURA despliegan otras tareas para consolidar la relación con los afiliados?

Más allá de las diferentes secretarías que tenemos hemos constituido una mutual, eso es fundamental para todo lo que es la parte social en la que veníamos trabajando fuertemente. Nos estamos expandiendo con una escuela de salvamento acuático para que los compañeros, luego de egresar, puedan seguir capacitándose, ya que nuestra profesión está en constante evolución y es importante que los compañeros tengan un lugar donde referenciarse. Brindamos conocimientos a través de la escuela de buceo, tenemos un área náutica también. Venimos desarrollando diferentes actividades, congresos, capacitaciones, actualizaciones de RCP y primeros auxilios que además abrimos a la comunidad. Esa es una manera de que el guardavidas sienta esa impronta de que se es guardavidas todo el año. Entre nosotros siempre decimos que nunca logramos desconectarnos ni siquiera cuando estamos de vacaciones con nuestra familia, siempre donde hay un espejo de agua estamos atentos mirando e intervenimos cuando haya algún caso de riesgo de vida. El espejo de agua es todo aquello que nuclea el ámbito acuático: río, mar, laguna, pileta, cantera, lo que se te ocurra.

¿Cómo analizás la situación económica de los trabajadores y qué opinas de las políticas de ajuste que está llevando adelante Mauricio Macri?

Realmente con mucha preocupación y mucha alarma. Vemos a muchos compañeros quedándose sin trabajo, muchos clubes de barrio se ven amenazados por las excesivas tarifas de los servicios públicos que deben pagar, la merma en el turismo ha sido monstruosa, los municipios están totalmente desfinanciados. Eso de manera directa repercute en los trabajadores, en la sociedad, desde su hogar y sus familias, esto nos involucra a todos. Desde la CTA de los Trabajadores hacemos un seguimiento muy detallado sobre las políticas económicas y la vemos con mucha alarma, lo venimos advirtiendo a través de movilizaciones y presentaciones en los distintos espacios para que el gobierno revierta este rumbo porque es sumamente peligroso. Indudablemente hay una protección mediática muy grande al gobierno, y logró llegar al poder por este blindaje. Sin embargo considero que hoy no es lo mismo que unos años atrás, cuando el bolsillo empieza a golpear, cuando el salario pierde muy notoriamente ante la inflación, cuando no se llega a fin de mes, cuando los compañeros empiezan a perder el trabajo, no hay medio que pueda tapar estas situaciones.

¿Cómo afectan los problemas que están teniendo los clubes de barrio con estas políticas y cómo se enfrentan estas situaciones?

El trabajador guardavidas es un trabajador que está muy cercano a su empleador, su empleador también es un trabajador. Estamos teniendo relación con las cámaras de concesionarios de natatorios, recorriendo el territorio para concientizar, y muchas de las reivindicaciones de estas cámaras están en línea con las reivindicaciones de los trabajadores. Nos estamos dando cuenta de que tenemos que trabajar mancomunadamente. El sindicato no es todo lo que se ha estigmatizado a lo largo de muchos años, tratando de atacar a los representantes sindicales desde el blindaje mediatico que tiene este gobierno. El sindicato es una fuente de información, de asesoramiento, de ayuda para poder salir adelante ante un momento de crisis. A los trabajadores les digo que, principalmente, hay que participar. Hay una organización que lucha por los derechos de los trabajadores, SIGURA está presente en la calle y tienen una voz donde poder expresarse. Les digo que no se queden en sus casas, hay que salir a la calle y acompañar a los representantes de las organizaciones, hay que participar en las asambleas, hay que involucrarse, es la mejor garantía que puede tener el país: una clase trabajadora que no se deje avasallar y que salga a pelear por sus derechos.