Reportajes29/10/2018
Pablo Moyano, secretario general adjunto de Camioneros

"Cristina y los Moyano son el enemigo número uno para el gobierno y los medios"

Entrevista exclusiva a Pablo Moyano, secretario general adjunto de Camioneros, con quien Enfoque Sindical habló de casi todo, incluso de su nuevo pedido de detención y la indagatoria que tendrá que cumplir el jueves próximo.
Pablo Moyano

En un año de masivas movilizaciones contra las políticas económicas del gobierno nacional y tras la conformación del Frente Sindical para el Modelo Nacional, Pablo Moyano estuvo en boca de los grandes medios de comunicación nacionales en las últimas semanas. Un fiscal ordenó su detención y el juez Carzoglio que actúa en la causa denunció operaciones mediáticas extorsivas contra su persona para obligarlo a detener al hijo de Hugo Moyano. Mientras tanto, Pablo Moyano viajó a Singapur para participar del Congreso Internacional de la Federación de Trabajadores del Transporte, pero antes se reunió con Sergio Massa y con Cristina Fernández de Kirchner, entre otros dirigentes, para construir una unidad que impida la aprobación del presupuesto 2019 exigido por el Fondo Monetario Internacional. Desde el Frente Sindical además convocó junto a la Iglesia a una movilización a Luján para pedir por Paz, Pan y Trabajo junto a las organizaciones sociales. Todo esto mientras sigue discutiendo la actualización salarial del gremio que representa: Camioneros.

En exclusiva para Enfoque Sindical hablamos de todo esto y más con el dirigente sindical que está en la mira del gobierno nacional.

¿Cuál es la situación paritaria de los Camioneros?

En el mes de julio de este año venció el último aumento del año pasado, y pudimos romper en ese momento el 15% de techo que había impuesto el gobierno, a través de asambleas habíamos logrado el 25% y en ese momento nos creíamos campeones, fuimos multados por llevar adelante asambleas informativas y legítimas. Al ver el fracaso de este modelo económico con una inflación descontrolada hemos pedido la reapertura de las paritarias, estamos pidiendo un 42% más un bono de fin de año que ya es un derecho adquirido y con eso queremos mantener el poder adquisitivo. Ayer la cámara empresaria vino con una oferta del 32% y la hemos rechazado y hemos convocado para la semana que viene a un plenario de delegados para llevar adelante las medidas que se decidan, evaluamos un paro de 48 horas y una movilización a Plaza de Mayo.

¿Qué análisis haces de la movilización de los gremios a Luján? ¿Cuál es el papel que tiene la Iglesia en la discusión con el modelo económico del gobierno?

Desde el movimiento obrero tenemos varios compañeros con muy buena relación con la Iglesia, yo he estado reunido dos veces en Roma, Hugo Moyano estuvo en la semana previa reunido con Lugones (Monseñor Jorge Lugones, Obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social) y lo decidimos desde el Frente Sindical por el Modelo Nacional, por iniciativa de los compañeros de SMATA conducido por el compañero Ricardo Pignanelli. Sabíamos que iba a ser importante pero no creíamos que iba a tener tanta repercusión. Fue una movilización de miles de trabajadores y expresa la unidad que se está dando entre la Iglesia, los movimientos sociales y gran parte del movimiento obrero, y más allá de eso, los discursos de las distintas religiones, se pidió el cambio del modelo económico que ataca a los más humildes. Lamentablemente la derecha más reaccionaria representada por Clarín y La Nación trataron de deslegitimar la convocatoria que fue masiva.

¿Crees que el gobierno toma nota de esto teniendo en cuenta la represión en la calle mientras se votaba el Presupuesto 2019?

Es un gobierno de empresarios que responde al Fondo Monetario Internacional y el presupuesto se cierra a los palazos. Al margen de algunos que se excedieron, fue una caza de trabajadores que solamente íbamos a movilizarnos para pedir a los diputados del peronismo que no votaran esa ley. Pero más allá de los palos, de las persecuciones mediáticas y judiciales inventadas, esto no nos va a hacer callar ni mucho menos, las movilizaciones son cada vez más contundentes, más masivas, y eso es reflejo de un descontento cada vez más creciente entre los trabajadores.

Te reuniste con Cristina Fernández de Kirchner y al día siguiente pidieron tu detención ¿Fue una casualidad?

¿La detención de quién de los dos? Si pudieran nos meterían presos a los dos. Cristina representa un importante perfil político opositor y los Moyano representamos a una gran parte de los trabajadores. Hoy el enemigo número uno de Clarín, de La Nación, del Fondo Monetario, y del gobierno, son Cristina y los Moyano.

Entrevista a Pablo Moyano

¿Te sorprendieron las declaraciones del juez Carzoglio que denunció extorsiones para que ordene tu detención?

Fue impresionante, una cosa es que lo diga un dirigente político sindical perseguido y otra cosa es que lo diga un juez. Uno lo sabía pero creo que con esto se le pierde el respeto a una cierta parte de la justicia, que un juez diga: quieren que meta en cana a un tipo a través de carpetazos, por la tapa de Clarín, por Luis Majul o un payaso de estos, creo que fue muy valioso. Todos hablan pero nadie leyó la causa, estoy acusado por la recaudación de venta de choripanes, por la venta de los trapitos cada vez que terminan los partidos. Como si Hugo y yo nos pusiéramos a contar la guita cuando terminan los partidos. Es tremendo.

¿Cómo viene el armado del Frente Sindical por el Modelo Nacional y cuáles son los próximos pasos?

Desde el Frente Sindical buscamos conformar un espacio importante dentro del movimiento obrero para recuperar la CGT, y al mismo tiempo nos estamos reuniendo con intendentes del peronismo, con diputados, con gobernadores. Hablamos con Cristina Fernández de Kirchner, hablamos con Sergio Massa, con distintos sectores del peronismo para ir hacia una gran PASO nacional el próximo año. Queremos que surja ya el candidato que el peronismo vuelva al gobierno en 2019. Hugo Moyano fue incorporado a la mesa política del PJ Nacional junto con Ricardo Pignanelli, Héctor Daer, y Felipe Solá.

Se vuelven a encontrar con Héctor Daer, ahora en el Partido Justicialista…

Hoy hay que dejar de lado las diferencias porque por encima de todo está el país y los derechos de los laburantes y de los jubilados que la están pasando mal

¿En qué lugar quedó la CGT tras la renuncia de Juan Carlos Schmid y de otros sectores más ligados a Hugo Moyano?

Mi salida fue la primera porque no había consenso para llevar adelante la profundización de los planes de lucha, Porque una cosa es tirar un paro y después al otro año vemos que hacemos. Y no es así, tiene que haber una continuidad. Lamentablemente la CGT se fue debilitando y creo que no me equivoqué cuando tomé la decisión. Después se fueron retirando siete compañeros más del consejo directivo porque la CGT está ausente ¿Cómo no va a estar la CGT marchando en contra del presupuesto? ¿Cómo no hay una continuidad del último paro general? ¿Qué consiguieron? Nada. Creo que tiene que profundizarse la confrontación y este frente sindical es para ser la contención de los trabajadores y el año que viene poder recuperar la CGT para ponerla al servicio de los trabajadores.

¿Es un objetivo ser el secretario general de la CGT?

No, no importa si soy yo, lo importante son las políticas que lleve adelante la CGT. Para poner a otro títere que no represente a los trabajadores no tendría sentido, no representarían a nadie.

¿Cómo se viene construyendo el vínculo con las CTA?

La verdad que el espacio que se conformó está muy unido. Más allá de las diferencias que hemos tenido compartimos la defensa de los trabajadores junto con Hugo Yasky y Pablo Micheli. Y tenemos el compromiso, que sería algo histórico, que si el año que viene el compañero al que le toque dirigir la CGT es un compañero que está en la calle, que represente los verdaderos intereses de los trabajadores, después de casi 25 años existiría la posibilidad de que integren el consejo directivo: SUTEBA, CTERA, ATE, y todos los gremios que ellos conforman. Sería histórico. E incorporar a los compañeros de los movimientos sociales. ¡Sabés qué CGT armamos! Es el sueño que uno tiene. Una CGT para enfrentar a este gobierno y para no firmarle un cheque en blanco al próximo gobierno. Pero sobre todo laburar para derrotar y humillar en las urnas a estos tipos en 2019.

Cuando viste la represión el día de la votación del presupuesto ¿qué sentiste?

Sentí bronca. Fue tan obvio el armado que hicieron, desde la mañana se veían los tachos con piedras y después los encapuchados. Te la arman tan bien que terminamos discutiendo en todos los canales sobre los tres bancos que se rompieron y los dos contenedores quemados. Y del desastre que nos dejaron los tipos que votaron el presupuesto, de los traidores peronistas que votaron, de eso no se habla. Los tipos la arman bien, eso da bronca. En TN, en Clarín, América, todo el día hablando de los incidentes y no del desastre que votaron.