Reportajes26/10/2018
Guillermo Pacagnini, secretario general de CICOP

“La mitad del presupuesto es para pagar la deuda, lo que viene es más recorte en salud”

Entrevistamos a Guillermo Pacagnini, secretario general de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) “una construcción sindical sin patrones”.
Guillermo Pacagnini, secretario general de CICOP

Con una trayectoria en la militancia política juvenil de izquierda en los años 70, Guillermo Pacagnini comienza a profundizar su mlitancia sindical en el gremio de la salud a finales de los años 80 cuando se involucra en la creación de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud en la Provincia de Buenos Aires, más conocida como CICOP. “Nosotros nacimos como una coordinadora de asociaciones de profesionales de hospitales del conurbano bonaerense en contraposición a la vieja corporación médica que tenía una concepción de corporación, es decir patrones y empleados coexistiendo en un mismo espacio, es decir, unidos solamente por la condición de ser médicos”.

Pacagnini explica que la CICOP es “una construcción sindical sin patrones, es decir con una limitación clara, incluso después estatutaria, que los dueños de establecimientos privados no pueden integrar la conducción en ninguno de los niveles del sindicato”.

Durante la profundización del modelo neoliberal implementado en el país en la década del 90 y al calor de esas luchas en las calles, la asociación se fue transformando institucionalmente en un sindicato pero con una concepción también comunitaria, no sólo por la defensa de los derechos de los trabajadores de la salud sino “del sistema público y el trabajo permanente con los pacientes”, explica “Paca”.

¿Por qué CICOP? Las siglas son por Comisión Interhospitalaria del Conurbano y la Provincia, pero el nombre real es asociación sindical de profesionales de la salud de la provincia de buenos aires.

¿Cómo analizás la situación sanitaria en el país, particularmente en la provincia de Buenos Aires?

Podemos decir que en terapia intensiva. Viene desde hace muchos años, vos podes discutir… no voy ni siquiera a la última gestión… es de muchos años, creo que la salud siempre fue variable de ajuste, sin embargo todavía está de pie porque bueno insisto es una gran conquista de los trabajadores, de los sectores populares, de muchos años particularmente acá cuando se pasó del hospital de beneficencia o de las sociedades de socorro mutuo al hospital público en la época del Plan Carrillo. Nosotros vivimos todavía de esa conquista, creo que hay una defensa no sólo de los trabajadores de la salud sino de los trabajadores en general, que como la escuela pública tal vez son las últimas joyas de la abuela que quedan. Entonces, desde ese punto de vista, hoy está muy atacada, creo que hubo un salto de calidad en la profundización de ese ataque, que se da en tres sentidos: está desfinanciada, en una especie de triángulo de las bermudas. El presupuesto viene siendo bajado de manera drástica, cuando acá se habla de un gasto del 9.6 cerca del 10%, ahora, la diferencia es plata que circula en el sector privado, no es plata que se invierte para el funcionamiento del sistema público. En particular en la provincia de Buenos Aires, la economía regional más grande del país, tiene presupuesto en términos relativos más bajo en función a la población, de las necesidades básicas insatisfechas, etc, etc…. Y creo que la frutilla del postre del desfinanciamiento es la degradación del ministerio de salud, solo comparable a las épocas proto sanitarias, o de la prehistoria argentina, o la época de las dictaduras militares. La 2da cuestión es que está fragmentado, el subsistema de obras sociales privado y público, nosotros somos parte de un sistema único que supera esa fragmentación en función del sistema público. Creemos incluso que las obras sociales en su momento fueron parte de un intento de las recomendaciones del Banco Mundial, del Consenso de Washington, para zafar del sistema público, y encima acá engordaron los bolsillos de un sector importante de la burocracia sindical con plata de los trabajadores. Hoy los trabajadores pagan 2 veces la atención, pagan la obra social y pagan con sus impuestos la renta general que sostiene el sistema público. Nosotros estamos por la integración de un sistema único. Pero después hay otra fragmentación que podría ser vertical, entre Nación - Provincia - Municipio, igual que con las Escuelas. En la dictadura arrancó y en los años 90 pega un salto la transferencia hacia los niveles inferiores, sin plata por supuesto. Ahora liquidan el Ministerio de Salud, pero lo único de nacional que le quedaba - era como un estado mayor sin mando de tropas - lo único que le quedaba era el hospital posadas. Después tenía algunos programas focales como el de diabetes, el de sida, que funcionan con financiamiento del Banco Mundial y engordan la deuda externa y no terminan nunca de solucionar los problemas porque no son parte de una planificación integral, vendrían a ser parches, y los institutos de contralor muy debilitados, como el Malbran o el de Fiebre hemorrágica, etc, entonces la verdad ya venía mal. Los demás están en las provincias y municipios, alrededor de 1500 establecimientos en el país, solamente en la provincia tenés 80 provinciales y 250 municipales y 1500 unidades sanitarias. El grueso es de los municipios, 80 provinciales, todo el resto es de los municipios con los presupuestos que tienen, la coparticipación municipal no tiene plata para salud, por eso el sistema funciona mal, está debilitado, pero además no tienen ningún tipo de articulación. El tercer problema es que está desjerarquizado el equipo de salud, el nivel salarial y a nivel de condiciones laborales, no hace falta que explique mucho. Si tenés que está desfinanciado, que está fragmentado, y desjerarquizado recursos humanos que es el insumo fundamental, te da un poco la idea de cómo está hoy en día.

Ante el desfinanciamiento ¿Cuáles los son las áreas más sensibles, qué es lo primero que se recorta?

En el Estado Nacional han recortado alguno de los programas estos, las plantas de personal, el Posadas 1300 despidos… Progresivo, tipo hormiga, por etapas, por sectores, pero es un problema táctico. El problema fundamental es que el objetivo es limpiar recursos de la planta, achicar personal y después se traduce en insumos y en la falta de mantenimiento de la estructura. Si vos tenés hospitales, en la Provincia tenés los 3 hospitales modelo de la época del plan Carillo, alguno que inauguró Perón y Eva Perón, imaginate… El Eva Perón de San Martín, el Evita de Lanús y el Presidente Perón de Avellaneda. Ahora… están igual que en esa época, salvo cuestiones cosméticas, reparaciones, así están. Hay otros que directamente hay que hacerlos a nuevo. El de General Rodríguez o el de Adrogué, eso son previos, esos hay que hacerlos de nuevo. Es reconocido por el propio Gobierno. Tenés en el último año y medio, dos años, se cayó el techo de la sala de recuperación cardiovascular del hospital de niños de la Plata. Se quedaron atrapados en un ascensor en el Hospital San Martín que es el más grande de toda la Provincia, paciente y camillero durante 45 minutos. En el Evita de Lanús directamente por el hueco de un ascensor se cayeron un paciente y el camillero, que después le echaban la culpa al camillero, sobrevivieron de pura suerte. En el Guemes de Haedo hubo un incendio de todo el servicio de hemodiálisis. En el de niños y en el Rossi de La Plata hubo que iluminar con luz de celular una sala operatoria porque se cortó la luz y no funcionó el grupo electrógeno, pero sobretodo porque todo el cableado, todo el sistema eléctrico es obsoleto. En el hospital Paroissien de la Matanza se cayó un caño, en un pasillo, un día de paro que había poca circulación, un caño pesado que llega a caer  un día normal de circulación y es una masacre. Éstos son algunos ejemplos de cosas que pasan todos los días, donde se nota falta de inversión.

¿Cómo se explica lo que está ocurriendo con los despidos en el Hospital Posadas?

Se explica porque es parte del ajuste en el Estado Nacional que ha sido de alguna manera la primera etapa que agarró este Gobierno de Macri para ajustar, empezó por las provincias, empezó por algunos municipios por los eslabones más débiles, el Estado Nacional primero que tenía una ventaja que viene de Gobiernos anteriores y del último Gobierno que es la precarización laboral. El 80% está precarizado. Fijate que en el Inti también produjeron 400 despidos más o menos y también el 80% está precarizado, no tienen la mínima protección. Para echar a cualquier persona de planta permanente tenés que sumariarla, tenés que abrir toda una serie de cuestiones burocráticas que te dan lugar a reclamar. Primer problema achicar la planta, segundo problema descabezar el activismo sindical y de izquierda en particular, toda la primer etapa fue selectivo los despidos que hubo. En un hospital emblemático desde el punto de vista histórico en materia de derechos humanos pero también de presencia de sectores combativos. En tercer lugar ahora están extendiendo la gama. Una vez producido, empezaron a avanzar con áreas enteras del hospital, empleados de planta, incluso algunos jefes de servicio. Eso generalizó un poco más el conflicto que había empezado con un cambio unilateral de horario del sector enfermería sobretodo del turno noche, pasarle a 12 horas de trabajo y terminó ahora directamente con rescisión de contratos o despidos de sectores de la planta. Lo que hay que decir es que tiene una ferocidad particular, el lugar está militarizado. Esto es inimaginable en un hospital de la Provincia, tiene un despelote bárbaro. Por eso ahí empezaron a pegarle al activismo, a los sectores sindicales combativos. En particular la CICOP, nuestra seccional de ahí y un pequeño sindicato que es el de trabajadores de la salud el STS, que pertenece a la CTA de los Trabajadores, ha resistido a la par de la CICOP, fueron los dos sectores que estuvieron al frente de toda esta lucha, poniendo el cuerpo y a los dos les dieron muy duro, incluso desfinanciándolos, al STS los desalojaron de su sede. Y despidieron a gran parte de los delegados de CICOP y de la comisión directiva del STS… Hay un local de la Gendarmería adentro del hospital y hay vigilancia que no es privada sino una especie de guardia pretoriana más la policía que están adentro, hay una dirección autoritaria. De Leonardi que es un abogado, un personaje nefasto, realmente nefasto, y el Director ejecutivo que se llama Bertoldi, ambos son el brazo ejecutor y ahí se da una particularidad, actúan en connivencia con la seccional Morón de ATE y con UPCN, y eso hay que decirlo… son sicarios de esta dirección, gente puesta directamente por modernización y por la AFI, sabemos que esa política viene de esos lugares y ahí ha habido patoteadas, intimidaciones. Han creado un clima propicio para que los despidos puedan pasar y pese a eso hay resistencia. La lucha lleva más de un año y todavía sigue pese a todos los despidos, se ha logrado retrotraer algunos, pocos en comparación con el conjunto, es un lugar que es emblemático en la lucha, es un punto de referencia de atención sanitaria de la emergencia de alta complejidad, el hospital más grande del país, de alguna manera tiene un valor simbólico en relación con lo que el Gobierno quiere hacer.

Guillermo Pacagnini, secretario general de CICOP

El acuerdo con el FMI y la repercusión en el presupuesto nacional, ¿Cómo crees que va a impactar en materia de salud?

Esa es la próxima batalla, ahora hay que movilizarnos para que no se vote este presupuesto (N. de la R.: la entrevista se realizó días antes de que Diputados diera media sanción para aprobar el Presupuesto 2019). El problema es que lamentablemente ahí están los acuerdos de gobernabilidad, los están tratando de tejer en torno a que salga, porque de alguna manera la crisis política que hay hoy en día tiene que ver con una resistencia a la aplicación del ajuste que hizo que Macri no pueda llevar a cabo toda la artillería que tiene. Hay una crisis de confianza entonces, no solo una bronca o un cuestionamiento por parte de los trabajadores o de los sectores populares, incluso sectores que lo habían votado en castigo al gobierno anterior, hay desconfianza de sus pares, hay desconfianza de los organismos internacionales que están utilizando ahora como presuntos salvavidas, entonces le reclaman que tiene que ir más a fondo, ejemplo la reforma laboral, ejemplo una reforma sanitaria que es lo otro. Vos me decís qué viene de la mano? Viene más recorte presupuestario, fijate que la mitad del presupuesto es para pagar la deuda externa, lo que viene es más recorte en salud, en educación y las partidas sociales y después de eso va a venir un nuevo intento de aplicar las reformas estructurales pendientes, dentro de eso así como está la previsional, de la cual han avanzado a una etapa pero falta la laboral que tuvieron que retroceder, vamos a ver ahora cómo contraatacamos, pero el problema es la reforma sanitaria, mal llamada CUS - cobertura universal de salud - que justamente lo que quiere hacer es cambiar el carácter público del sistema de salud. Hoy vos pasas el umbral de un hospital o de un centro de salud, y el Estado tiene que atenderte sin que pagués un mango, a pesar de que aun hay barreras geoográficas hasta las que ponen limitación de carnet de obra social o barreras de otro tipo, o vinculadas a la falta de financiación, y no encontrás el medicamento que te tienen que dar, o no funciona el aparato, o no está el trabajador o el profesional para atenderte, todo eso pasa y es todo deficiente, ahora… el derecho vos lo tenés, es un derecho ciudadano, quieren sacártelo, quieren hacer una especie de obra social de pobres, van a jerarquizar a los que tienen capacidad de pago, van a pagar un arancel directo, los que tienen obra social hacerlo a través de una obra social, y el que no lo tiene hacerle una especie de obra social de pobres con un carnet de pobre y que pague y tener una canasta básica de prestaciones donde se puede hacer lo que dice ahí: tantas radiografías, tantos análisis de laboratorio, tanta atención en consultorio, etc… y lo demás que no está ahí - que va a ser muy poco - tendrá que pagarlo o se joderá.

Desde CICOP ¿Cuál sería el planteo o la propuesta que el Gobierno jamás tomaría viendo las medidas que toma?

Por supuesto rechazar todo esto. Por un lado plantear un shock en la oferta… un aumento sustancial del presupuesto y una democratización en el control de ese presupuesto. El presupuesto podemos discutir a cuánto hay que llevarlo, habría que partir mínimo de triplicarlo pero si uno hace… porque en realidad, tendría que empezar al revés: porque si vos tomas medidas de emergencia, es un presupuesto de emergencia, pero lo importante es ubicar un sistema único de salud y en función de eso cuánto necesitas invertir. Hoy se hace al revés. Justamente ellos quieren de acuerdo a las recomendaciones del Banco Mundial, cambiar el sentido de presupuestar la oferta por el de subsidiar la demanda, es decir, lo que no es rentable no sirve. Nadie se pregunta y está naturalizado porque no hay transporte nocturno por ejemplo, porque no hay subtes de noche por ejemplo: porque no es rentable. Debería haber, por qué no? Por qué yo no puedo viajar en subte si no ando en auto. Entonces… hoy todavía hay guardia en los hospitales, vamos a ver, pero a qué voy yo? a que independiente de eso es un servicio público y hay que hacer una fuerte inversión. Eso es lo primero. Lo segundo, superar la fragmentación, hay que ir a un sistema único. Nosotros estamos porque se incorporen obras sociales, todos de manera progresivo, incluso declarando de utilidad pública la propia capacidad instalada del sector privado y entonces progresivamente ir a un sistema único planificado centralmente, pero controlado democráticamente por los sindicatos realmente representativos y las asociaciones de pacientes y usuarios, que no hay ninguna duda que si uno convoca que eso se haga… se va a formar. En tercer lugar, jerarquizando el equipo de salud, aumento de salario, condiciones laborales sin desgaste y después tenés por supuesto toda una serie de cuestiones que hacen a la salud, pero que arranca de mejorar el hábitat de la gente, cloacas, obviamente todo eso y la legalización del aborto, desde ya, y todo lo que es salud reproductiva.

¿Qué conclusiones sacaron de la marcha federal en defensa de la salud pública?

Primero mostró que hay mucha bronca con la política que está llevando adelante el gobierno, hay un reclamo muy fuerte. Segundo, que fue posible por un amplio arco unitario que a veces... una gran diversidad, no sólo ideológica, sino del propio tipo de organización, porque había organizaciones, colectivos sanitarios, colectivos sociales, barriales y los sindicatos de salud... muy difícil de articular eso, sin embargo se logró en defensa de un punto común que es la defensa del sistema público… Fue una movilización realmente muy importante. Creo que es el primer escalón que debería tener algún grado de continuidad.

¿Creés que puede llegar a tener continuidad esto?

Está la idea de hacer algunas reuniones. Hubo algunos desajustes, algunas cositas, lamentablemente…

¿Sos partidario de ir articulando?

Totalmente, tiene que ser así. Hay algunos que no espero que cambien, yo creo que las direcciones sindicales burocráticas hay que cambiarlas, Pero tenemos la necesidad de articular también con ellos, entonces yo creo que la marcha federal fue un ejemplo de unidad de acción para movilizar que hay que seguirlo incluso en otro ámbito, ahora en el presupuesto habría que hacerlo. Pero para que el presupuesto no se apruebe, no para que le hagan algún cambio cosmético.

¿Cuáles fueron los motivos del último paro de 48 hs que hicieron?

Fundamentalmente que abran la paritaria. Creo que un poco la urgencia que tiene el Gobierno con que se aplique el presupuesto y despejar el camino y el clima de reclamos que hay llevó uno a que retrocedan cosas muy populares como lo que fue el tarifazo retroactivo, esa barbaridad, pero bueno también que reabran paritarias. Es evidente que han tenido que reabrir algunas, y sobre todo en la provincia de Buenos Aires reabrieron la de estatales, a los docentes que le habían fijado el salario por decreto y los tuvieron que convocar, y a nosotros nos van a tener que convocar. Estamos muy complicados porque no nos llamaron, igual tuvimos una serie de reuniones, sobretodo una reunión esta mañana con los gremios docentes, con los judiciales y con ATE. Nosotros venimos planteando y encontramos mucha dificultad para hacerlo, pero bueno, quizás no nos unirá el amor sino el espanto. Hicimos un paro conjunto a principio de este año, pero lamentablemente no hubo una continuidad en eso, sino estaríamos a lo mejor discutiendo otra cosa ahora.

¿Hay diferencias entre las políticas de gobierno de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal en Provincia?

No… Vidal tiene un estilo de chica de barrio simpática y buenita, pero es una persona profundamente autoritaria. Nosotros tuvimos una reunión con Vidal y la conocemos profundamente autoritaria. Pero eso en todo caso son cuestiones… mascarones de proa. La realidad es que en la práctica no. Vidal aplica las mismas políticas nacionales, eso es así. Por eso en la Provincia de Buenos Aires también se disminuyeron los presupuestos sociales, se aplica un impuesto inmobiliario regresivo y sobretodo se quintuplicó el endeudamiento público, se quintuplicó y se extranjerizó… Con el Gobierno anterior también había una deuda abultada pero el grueso de la deuda se tenía con la tesorería nacional, acá hay una deuda directa con los organismos financieros internacionales, con los usureros digamos…

¿Cómo ves el escenario electoral para el año que viene?

Complicado, Nosotros somos un sindicato pluralista, es decir tenemos diversas corrientes que actúan en el interior del sindicato, con un muy fuerte acuerdo, al mismo tiempo con un modelo sindical que permite libertad de tendencia, El que hace una lista tiene representación en todos los organismos de acuerdo a la realidad, al apoyo real que tiene, entonces todo el mundo tiene lugar… Pero a qué voy con esto? Yo te puedo hablar de mi propia agrupación, ya no por el sindicato, pero creo que aunque tenemos muchas coincidencias, te digo, en general que acá habría que salir un poco de que la única opción sea el macrismo o el PJ. Que habría que hacer un tercer espacio, desde la izquierda, amplio y con capacidad de disputar en serio. Acá, entramos en dificultades, incluso la primera dificultad es con la izquierda, vamos a decirlo así, porque hay sectores que creen que la unidad de izquierda ya está hecha, o se conforman con una postura testimonial, y con un par de diputados, y con eso la verdad de acuerdo a las necesidades que tenemos de cambiar las cosas, está difícil, no alcanza. Nosotros por lo menos lo vemos así y ojalá hubiera otro tipo de propuesta, de hacer una cosa más amplia que tendría que ser con un programa de cambio. El problema arranca ahí, hemos tenido debates, por ejemplo: hay que romper con el Fondo Monetario, me parece para mí es una obligación, sino no cambias nada en este país, y eso implica dejar de pagar la deuda externa y bancar lo que haya que bancar, porque eso es una usura completamente y está demostrado. En segundo lugar no poner ni corralitos, ni cepos. Hemos tenido debates con peronistas por ejemplo, como mínimo habría que partir de algo parecido al IAPI de los años del primer gobierno peronista, ahora… hay que nacionalizar el comercio exterior, hay que nacionalizar la banca, es la única manera de retener la plata que hay, que no haya fuga de capitales, bueno… hay que hacer reforma agraria y hay que ir por un sistema tributario progresivo, es decir acá si no eliminás el IVA el pobre va a poner más plata que el rico y si no le cobrás impuestos extraordinarios a los ricos, que no ponen, algunos ni siquiera es que evaden impuestos, es legal que no paguen nada. Hay discusiones… algunos dicen “y mirá la relación de fuerza”, yo digo “el programa tiene que tener eso”, después discutimos cómo generamos la relación de fuerzas”. Yo creo que si vos hacés una convocatoria amplia sobre eso y algunos puntos más como todo lo que tiene que ver con perspectiva de género construís un programa de cambio. Me parece que eso la izquierda todavía no lo ve y los otros ni hablar.