Reportajes10/09/2018
Ramón Muerza, candidato a secretario general del sindicato de Comercio

“Cavalieri condicionó una paritaria vergonzosa por la elección en Comercio”

Ramón Muerza, actual secretario de organización del sindicato con más afiliados del país le disputará la conducción del gremio a Armando Cavalieri, quien está al frente de Comercio desde hace 32 años.
Ramón Muerza

Salió de la comodidad que le da ser el actual secretario de organización del sindicato con más afiliados del país, para disputarle la conducción del gremio a Armando Cavalieri, quien está al frente del mismo hace 32 años. Ramón Muerza podría haber seguido en su rol, un cargo importante dentro de la estructura, sin cuestionar lo establecido: “Pero nosotros queríamos otra clase de gremio, queríamos espacios para los delegados de base y generamos esta discusión. Lo hablé con mi familia porque quería salir de la comodidad, porque me quería sentir bien como compañero, como dirigente”.  Se crió en la calle desde los 6 años y se asume como alguien muy católico. Recuerda con mucho agradecimiento a su primer delegado de base en un frigorífico: “era complicado militar en el ’79, tenía a mi viejo preso y yo era despanzador pero cobraba como peón, y gracias al negro Albornoz pasé a cobrar lo que me correspondía, que era como el triple. Imaginate, yo hacía lo que me dijera el negro”. Después pasó a trabajar en el supermercado Coto para luego convertirse en delegado porque “ahí no había delegados y cuando fuimos mayores de edad nos metimos”.

Dentro del sindicato “comenzamos a salir de la comodidad organizando empresas  donde no había delegados”, afirma Muerza, y explica que Coto “es la empresa que más sindicalización tiene, 126 delegados en la Ciudad de Buenos Aires”. En aquellas experiencias laborales, siendo muy joven, se puede llegar a comprender por qué Ramón Muerza decidió confrontar el próximo 28 de septiembre con el actual secretario general del sindicato de Comercio, Armando Cavalieri, a través de la Lista Granate y Morada, una lista integrada 100% por delegados de base. Muerza entiende que “la representación gremial tiene que estar en la base, el delegado es el sindicato en el lugar de trabajo”.

¿Qué te fue alejando de Armando Cavallieri para armar una lista opositora en uno de los sindicatos más grandes de Latinoamérica? ¿Cuáles fueron los motivos centrales?

Dentro del gremio nosotros fuimos haciendo cosas. Por ejemplo, te cobraban los guardapolvos para los chicos. Y yo empecé a reclamar que a los compañeros de Coto no les cobren los guardapolvos. Eso generó un problema adentro, que otros compañeros digan “si no los paga Ramón, nosotros tampoco”.  Después empecé a poner mi recibo de sueldo a disposición de mis compañeros en la farmacia, yo tengo 5 hijos, yo sé lo que es que se te enferme un hijo y no poder comprarle remedios. Me llamó (Armando) Cavalieri y me dijo: “qué te hacés el Che Guevara, estás dejando mal a todos los compañeros”, y le dije que era una decisión personal y cada uno hace con su plata lo que quiere. Te estoy hablando de hace 7 u 8 años atrás. Eso generó un problema pero también generó que los compañeros puedan tener medicamentos gratis. Después le llevé 5 mochilas con útiles de gremios más pequeños que les entregaban gratis a sus afiliados, y nosotros no le dábamos a ninguno. Hace 4 años este gremio empezó a dar mochilas y útiles a los hijos de los compañeros después de una discusión terrible donde Cavallieri me planteaba: “Esto es plata, ¿vos querés fundir al gremio”. Y después tuvimos una discusión producto de una elección que teníamos, le planteé la entrega de pañales por 6 meses a los compañeros, y después le planteé que los chicos no se cagan durante 6 meses y le pedí que se entreguen durante 2 años. Y fuimos pidiendo cosas hasta que llegamos a un límite en el cual no podíamos pedir más nada. Planteamos una discusión salarial por rama y Cavallieri no la quiere hacer: “Va a pasar a ser un gremio conflictivo”, nos dice. Venimos planteando hacer planes de vivienda y él no lo quiere hacer. A la gente se le cobra un bono de 100 pesos para financiar la obra social. Discusiones por no estar de acuerdo con las paritarias. Bonos que te cobran si la ambulancia va a domicilio. Me fueron marginando de las mesas de discusión. Y bueno, nos juntamos con compañeros delegados de base y hoy estamos con la Lista Granate y Morada, con mucha alegría, militando en la calle. Estamos muy entusiasmados y creemos que estamos ante una oportunidad histórica. Si nosotros logramos generar un cambio dentro de un gremio tan numeroso e importante tal vez podamos animar a otros compañeros de distintos gremios a dar un paso en este sentido.

¿Cómo se fue construyendo el armado de la lista? ¿Quiénes la integran?

El compañero que va de candidato a subsecretario general es socialista, hay compañeros radicales, hay compañeros peronistas de distintas vertientes, los peronistas somos incorregibles (risas). Lo que sí te puedo garantizar es que el 100% son delegados de base y el 50% son compañeras. Nosotros no sólo cubrimos el cupo, sino que le dimos el lugar a las compañeras a las que les correspondía el lugar. El 50% de la lista son compañeras delegadas, porque entendemos que el rol de la compañera delegada es militante, es mamá, es esposa. Se lo merecían, y tienen otra sensibilidad.

¿Cómo se explica la aparición de casi 13.000 empadronados truchos en la nómina del sindicato?

Lo primero que saltó, fueron los muertos. Vos imaginate que en un padrón, en el plazo de 4 años, pueden fallecer trabajadores pero un fiscal determinó que había 5.600 muertos. Eso fue lo primero que nos hizo prender la lamparita. Y después se pudo verificar que de los 13 mil compañeros jubilados que figuran en el padrón hay 7.100 jubilados que nunca fueron trabajadores de comercio. Son jubilados pero son de otros gremios. Llevamos estas inquietudes a la justicia y sé que ya dieron de baja 4.600 aproximadamente. Pero lo más novedoso, lo último que encontramos, son 36 hojas donde hay 930 compañeros que no tienen empresa. Vos no podés figurar en el padrón de un sindicato si no tenés empresa. Y contestaron por carta que bueno, si aparecen en el padrón es porque se lo merecen. Nosotros fuimos impulsando todo esto porque empezamos a ver anormalidades. Aparte ¿cuál es el problema en que te muestren el padrón? Es lo más transparente que tiene que pasar. Estamos a unos días de la elección y no tenemos el padrón.

Es qué históricamente tampoco hubo oposición…

Pasa eso, por ahí no están acostumbrados.

¿Por qué Armando Cavalieri cerró un acuerdo paritario tan bajo habiendo otros sindicatos que superaron ampliamente el 15%?

Históricamente Cavalieri ha tenido relación con todos los gobiernos de turno y genera un vínculo a través de eso. Pero esta última fue peor porque firma un 15% condicionando el salario de los trabajadores a su continuidad con la elección dentro del gremio. Un acuerdo con el ministro de trabajo para que no se le investigue el padrón, que no se investiguen un montón de cosas. Condicionó una paritaria vergonzosa por la elección en Comercio y hasta los mismos empresarios salieron a decir que era poco. Mirá lo terrible de esto, condiciona un 10% más con 3 cuotas, y la última se cobra en febrero de 2019. Los empleados de comercio vamos a terminar cobrando un 21% en el cual nosotros tenemos cuatro categorías, de las cuales tres están bajo la línea de la pobreza. Ni siquiera llegás a lo mínimo, vital y móvil para poder sobrevivir. Yo se lo dije a Cavalieri personalmente: “No quedes mal con la gente, no podés firmar una paritaria de un 15%”. Y ahí condiciona a los demás gremios a firmar con esa pauta. Y lo firma con un dólar a 18 pesos, ahora con un dólar a 40 pesos y una inflación del 42% yo lo invito a revisar eso y a ponerme a disposición si tenemos que movilizarnos. La prioridad debe ser la búsqueda de la recuperación del salario de los trabajadores. Yo personalmente vengo de trabajar en supermercados y es el primero que sale a remarcar precios cuando se modifica algo, y es el mismo compañero el que remarca y después sufre el aumento en carne propia. Solamente lo entiende aquél que lo ha vivido como trabajador. Cavalieri me dijo que me quedara tranquilo, que me entendía. No solamente firmó mal sino que firmó una cuota de 100 pesos que tienen que aportar los trabajadores de su sueldo para subvencionar la obra social

¿Qué te dicen los compañeros trabajadores de base?

Tengo la suerte de que los compañeros me conocen hace años y saben que estas discusiones las venimos dando desde hace tiempo dentro del gremio. Nos movilizamos en el año 1994 desde Coto porque los trabajadores de comercio trabajábamos los 1ro de mayo. Lo mismo ocurría los días 26 de septiembre (día del empleado de comercio). Era el único gremio que en su día trabajaba.

¿Está garantizada la participación de Cavalieri en las elecciones? ¿Qué expectativas tenés?

Cavalieri no dice que se presenta, no aparece el nombre en ningún afiche, aparece como lista azul. Yo espero estar festejando con los compañeros y con mi familia el 28 de septiembre cuando finalice la elección. En el acto de la presentación de lista le pedí disculpas a mis hijos porque el tiempo que le saqué a ellos se lo di a los compañeros. Mis hijos lo entendieron al ver el cariño de los compañeros. Nosotros pretendíamos que se vote en los lugares de trabajo para que los compañeros se puedan expresar porque no le tenemos miedo al voto. Pero bueno, se va a votar en cinco lugares donde estamos preparados para que la gente venga a votar y hay una linda expectativa, la gente está ansiosa para que llegue ese día. No se vota en los lugares de trabajo porque es otra de las cosas que se acordaron con el ministro de trabajo.

¿Cómo ves que el ministerio de trabajo pase a ser una secretaría?

Para un peronista como yo, lo veo mal. Es una creación de (Juan Domingo) Perón y le da el rango de ministerio, le da el lugar de dignidad a los trabajadores. Pasa que el personaje que ocupa hoy ese lugar, participó en elecciones que perdió, poniendo gente, vergonzoso lo que ha hecho. Le impone una multa a un sindicato hermano porque teóricamente rompió una conciliación obligatoria. Y el ministerio de trabajo tiene que ser funcional a esa situación, tiene tener otra política para garantizar el derecho de los trabajadores. Vamos a defender al ministerio de trabajo pero no al ministro.

¿Cuáles son los cambios que iniciarían si ganan la conducción del sindicato?

Una de las ramas más golpeadas nuestras son los call center. Es un trabajo que no podés realizar por más de 6 horas por lo que implica la tarea. Su salario se desprende del salario de un trabajador de supermercado, entonces tenemos que implementar un salario digno que cubra las expectativas de los compañeros y darle otra dinámica, no solamente a ellos. Nosotros tenemos trabajadores en empresas de electrodomésticos que acuerdan una plata por ventas, pero tenemos al pibe del depósito, a los cajeros, a los cadetes, que no tienen posibilidad de venta. En los supermercados darles otra categorización a los compañeros y están los Mayoristas donde se trabaja los sábados hasta las 13 hs y los compañeros quieren trabajar los 4 domingos para poder pagar el alquiler, entonces tenemos que lograr un salario acorde para que los compañeros puedan descansar los domingos y estar con su familia. La primera problemática que tenemos nosotros es esa discusión.  Y lo otro es la apertura del gremio, quien te habla trajo a los delegados de base al gremio, el 100% de la lista son delegados de base. Hay más de 60 empresas representando nuestra lista. Vamos a darle otra mística al gremio y vamos a sacar lo que había antes. Yo quiero un sindicato que tenga sentido de pertenencia, que el trabajador se sienta orgulloso de su sindicato y de sus dirigentes. Queremos que los hijos de nuestros trabajadores nazcan en el sanatorio del sindicato, que la primera ropita que tengan sea la del sindicato. Tenés que ir a la colonia del sindicato de tus viejos y ahí aprender a nadar, a armar una carpa, a hacer una fogata, y volver a tu casa con la gorrita y la mochila del sindicato. Y después soñamos con el tema de la vivienda, y hoy eso no es una utopía. Todos los bancos se pelean por tener los sueldos de los empleados de comercio porque pasan a ser clientes y te ofrecen tarjetas. Esos mismos bancos pueden ofrecer créditos y el sindicato tiene que ser el garante ante el banco para que otorgue esos créditos. Yo sueño con visitar los barrios obreros donde los compañeros tengan su casa.

¿Cómo fueron los casos de despidos en las grandes cadenas de supermercados Carrefour y Walmart? ¿Fueron casos similares?

Similar es la estrategia de las empresas, cuando ellos tienen un problema económico echan a la gente. Y en estos casos hablamos de empresas extranjeras, una francesa y otra norteamericana, y bajan una línea donde dicen: “no dan los costos, chau”. Con Carrefour comenzó una discusión muy grande dentro del gremio en la que nos opusimos. Cavalieri convoca  a una reunión de comisión directiva y nos dice: “Vino la gente de Carrefour, tenemos que echar a 3 mil personas y si no se van”. Hubo un desmanejo en Carrefour, la gente que estaba lo hacía mal pero en beneficio propio, el presidente, los directores, que después fueron despedidos pero justificadamente porque le querían hacer pagar ese costo a los trabajadores. Entonces se acordó vergonzosamente en la Quinta de Olivos, entre el ministro de trabajo, el secretario general del gremio y el presidente de Carrefour, el despido de 1.500 trabajadores y el cierre de 11 locales. Eso es lo que pedía la empresa. El ministerio de trabajo acompañó ese proceso donde también pedía que le bajen impuestos, y el sindicato se comprometió a una paz social que duró 5 minutos porque cuando nosotros nos enteramos hicimos asamblea y paro en todos los mercados. Se rompió ese acuerdo producto de nuestra militancia. Y ahí empezamos a negociar nosotros y logramos que el compañero que se fue, se fuera con un 150% de indemnización, y las tiendas que se cerraron en lugar de 11 fueron 5, y se reubicó a los demás compañeros. Hoy ni la lista azul ni Cavalieri pueden ir a Carrefour a pedir el voto.

¿Y el caso de Walmart?

 En el caso de Walmart fue distinto porque cierran en el DOT definitivamente porque no les era negocio ante el aumento del alquiler en el shopping,  y 12 tiendas se las pasan a Día%. De esas 12 tiendas había 32 compañeros que quedaban en el aire porque Día no tomaba a todos. Es lo de siempre, la variable de ajuste siempre es el compañero. Entonces nos metimos en el gremio, porque nosotros no éramos parte de la negociación, porque en nuestro espacio no está el secretario gremial actual. Y los compañeros nos vinieron a ver a nosotros porque el secretario gremial dijo que después de la elección del 28 de septiembre, si le toca ganar, él iba a pasar a ser secretario de deportes así que no le importaba. Entonces pedimos una reunión con Día%, nos decían que sí pero nos estaban bicicleteando. Así que hablamos con todos los compañeros y  fuimos a hacerle una visita más formal, y nos tuvieron que recibir. Acordamos que los compañeros pasaran a Día%, estaban los delegados de Walmart que políticamente estaban en otro espacio y se dieron cuenta de la realidad, hoy los compañeros están dentro de este espacio. Habíamos tenido un problema en ADECCO, una empresa de personal eventual, se les cayó una firma y 6 compañeros se quedaron en la calle. Acordamos con la empresa que tienen que asumir los costos y logramos reincorporar a los compañeros. Y esos 6 compañeros que el lunes estaban sin trabajo, hablaron con su delegado y el miércoles fueron a acompañar a los 30 compañeros de Walmart que finalmente pudimos reincorporar. Fue un gesto muy lindo.

¿Cómo ves el escenario actual de la CGT? ¿Qué opinás sobre el triunvirato?

No estoy de acuerdo. Lo dije, lo planteé, lo desconocí a Cavalieri cuando se conformó el triunviro de la CGT. Esta fue también una de las grandes discusiones dentro del gremio. Se formó la CGT y el secretario de organización la desconocía. Yo te digo lo que pienso,  no estoy de acuerdo, no hay un perro o un caballo con 3 cabezas. No funciona así. Te cuento qué pasó políticamente: había una acuerdo en que (Hugo) Moyano se bajaba, Luis (Barrionuevo) se bajaba, (Antonio) Caló se bajaba. Y en ese acuerdo se bajaba (Armando) Cavalieri, pero nosotros nos enteramos quien iba a ser el representante de Comercio dentro de la CGT, y era el compañero Carlos Pérez. Ahí fue la discusión, y nosotros rompemos. El único que no cumplió fue él, porque en la lista de la CGT está él.

¿Crees que frente a la situación social actual, la CGT debería asumir otro papel?

Creo que tiene que haber un secretario general con fuerza para salir a discutir. No creo que la CGT tenga que ser un lugar de reunión para ver si hacemos un paro, tiene que tener formación de cuadros, tiene que tener otra participación en la sociedad. Te hablaba de un sindicato con sentido de pertenencia y cada sindicato tiene que llevarlo a la CGT de la mejor forma. Perón nos dio el nombre de “columna vertebral” y creo que tendríamos que tener 23 diputados nacionales en todo el país en defensa de los trabajadores. Si un compañero en Salta mide más y es del sindicato de Camioneros, que sea él. Si en Catamarca el que mide más es del sindicato del vidrio, que sea él. Tenemos que dejar de lado los egos y ser representantes de todos. Tendrían que haber plenarios en la CGT donde se determina la política del país, no como nos pasa ahora que somos espectadores y vemos si hacemos un paro o cómo lo hacemos, y otro sector hace un paro y entonces nosotros lo adelantamos. Pasa eso porque no somos actores. Vos podés dialogar pero en beneficio, no en perjuicio. Si dialogas para dilatar, no. Acá no se está logrando nada. Te ponen una pauta y la CGT acata la pauta. Vos no le podés poner un 15% a un compañero que gana 13, 14, 18 mil pesos.

Parece ser la lógica Cavalieri

Y nosotros queremos romper con eso.