Reportajes14/12/2017
Sergio Palazzo, Secretario General de La Bancaria

"Hay que priorizar la unidad en la acción"

Estuvimos en la sede central de la Asociación Bancaria, donde mantuvimos una extensa charla con Sergio Palazzo, secretario general de esa organización sindical y referente de la Corriente Federal de la CGT.
Sergio Palazzo

Estuvimos en la sede central de la Asociación Bancaria, donde mantuvimos una extensa charla con Sergio Palazzo, secretario general de esa organización sindical y referente de la Corriente Federal de la CGT. Durante la entrevista, Palazzo se refirió a la difícil situación que atraviesa hoy el movimiento obrero, las gestiones en contrario que lleva adelante el triunvirato de la CGT y analizó los aspectos más sobresalientes de la marcha del pasado 29 de noviembre que reunió, bajo una sola consigna contra el ajuste, a un importante número de sindicatos que integran las diferentes centrales de trabajadores de la Argentina.

¿Qué carácter le atribuís a la marcha del 29 de noviembre pasado?

Muy importante, no solo por la cantidad de compañeros que fueron a la marcha a expresar su desacuerdo con las políticas que impulsa el gobierno, sino porque básicamente se amplió un espacio de confrontación y de resistencia a las políticas de este gobierno. Creo que el dato novedoso e importante es la conformación mucho más amplia de un espacio desde el movimiento obrero y los movimientos sociales que le dé pelea a los ajustes que el gobierno impulsa.

¿Ese encuentro puede representar una configuración orgánica del espacio sindical o fue simplemente la unidad en la acción?

En la medida en que este gobierno siga gobernando en la forma en que lo hace, con leyes absolutamente antipopulares, este espacio se irá convertiendo en el espacio de rebeldía del movimiento obrero con la intención, en algún momento, de discutir la conducción del movimiento de los trabajadores.

¿Cuál es tu opinión de cómo viene llevando estos conflictos el triunvirato de la CGT?

Mi opinión es negativa respecto a cómo funciona el triunvirato, los temas que han tratado y las resoluciones que han obtenido. Básicamente porque este es un gobierno que hasta ahora lo único que ha hecho es quitarle derechos, empleo y condiciones de vida dignas a los trabajadores. Y parte de ese diálogo no puede estar cimentado en la legitimidad que le da el triunvirato y la conducción orgánica de la CGT. Hay momentos en los que no hay grises por los que transitar: se es blanco o se es negro. En este caso, se ve claramente que los proyectos que ha impulsado este gobierno en materia laboral, previsional y tributaria, y de creación de empleo, han tendido a la disminución de derechos para obtener el sometimiento de la clase trabajadora y lograr el objetivo final que es recuperar para los sectores poderosos de la Argentina el empoderamiento que estaba en manos de las organizaciones sociales, sindicales, y de los mismos trabajadores.

Hacia el interior del triunvirato ¿es homogénea la posición política? ¿Los tres opinan lo mismo o hay diferencias?

Como triunvirato, los tres opinan lo mismo, sino alguno tendría que asomar la cabeza y decir que no está de acuerdo. En la medida que no lo haga, para mí, los tres opinan lo mismo por más que tengan formaciones distintas. Sí creo que en el seno del Consejo Directivo hay una discusión respecto de estas políticas y al aval que le da el triunvirato, y si tomáramos en su amplitud el resto de las organizaciones sindicales nucleadas en la CGT creo que somos más los que nos oponemos a las políticas del gobierno que quienes las apoyan.

¿Creés que con ese panorama existen condiciones para una renovación al interior de la CGT?

En principio, ya se votó y hay una conducción por un tiempo determinado que es orgánico. Salvo que haya un gran acuerdo nuevamente para establecer que hay que cambiar un triunvirato por una conducción con un secretario general, yo no veo hoy esa alternativa; sí veo que la alternativa es una conducción de legitimación de la lucha en la calle y una conducción orgánica y a veces burocrática que acuerda con el gobierno. Esos son los dos grandes distingos que pueden haber y creo que para que haya un reordenamiento de la CGT y terminar en una sola cabeza, antes que discutir quién encabezará ese movimiento, lo que hay que hacer primero es debatir un programa que exprese claramente lo que piensa el movimiento obrero, no solo sobre el tema laboral y previsional, sino sobre todo lo que hace a la vida de la Nación. Y segundo, tiene que haber una vocación de confrontar este modelo político, económico y social. Si no es así, lo que habría es un cambio de 3 por 1 pero con el mismo pensamiento.

¿Cuál es tu opinión sobre los puntos de la reforma laboral y de la reforma previsional?

Empezamos por lo que creo es lo más grave, la reforma previsional, porque son los sectores más desposeídos de la Argentina. Cuando uno hace el cálculo entiende que el número de actualización que se venía haciendo hasta hoy arroja un 13,7% de incremento. Al cambiar la fórmula, que además es retroactiva, el jubilado va a recibir el 5,7%. Es decir, lisa y llanamente, le afanan 8 puntos, que en la jubilación mínima significan 744 pesos y si uno lo multiplica por 12 le terminarán robando un sueldo entero al sector más desprotegido de la Argentina. Una jubilación mínima es el 50% de lo que se necesita en este país para no ser pobre. Con lo cual, los ponen bajo la línea de la pobreza y los hacen pisar la línea de la indigencia, por eso es gravísimo lo que está pasando. Apelo a que aquellos legisladores que provienen de partidos populares, recuerden su historia. Los oficialistas de la UCR, por ejemplo, que recuerden que la causa del radicalismo era la causa de los desposeídos cuando Alem fundó la Unión Cívica Radical. A los peronistas que se golpean el pecho por Perón y Evita, hay que recordarles que el peronismo nació precisamente para dejarles un legado de derechos sociales a los trabajadores argentinos. Deben saber que están tirando a la basura los principios históricos y fundacionales de los partidos. Inclusive aquellos o aquellas que se paseaban con cruces gigantescas hablando del cristianismo, habría que decirle que es feo robarle a los jubilados y mucho más en las fiestas.

En las últimas semanas hubo no sólo amenazas sino también detenciones concretas de dirigentes opositores. ¿Crees que está vinculado a cierta idea del gobierno de impulsar estas reformas y de amedrentar a los dirigentes que se opongan?

Cada vez que el gobierno va afrontar un debate legislativo, el Poder Judicial tiene la tendencia a favorecer los designios del Poder Ejecutivo con algún tipo de detención o alguna noticia judicial estruendosa. En este último caso está claro que las decisiones políticas que toma el Poder Ejecutivo no son judiciables, más aún cuando cuentan con el aval del parlamento argentino. Si fuera así deberían entonces llevarse preso a todos los legisladores que votaron de manera favorable, y lo dice alguien que no estuvo de acuerdo con el memorandum con Irán. Pero me parece que esta sobreactuación del Poder Judicial lleva implícito un sistema de amedrentamiento con los sectores opositores en la Argentina, para que sea tomado como ejemplo. Además de ser una cortina de humo que tiran cuando están pagando un costo político altísimo porque ocho de cada diez argentinos considera que esta reforma previsional perjudica a los jubilados y siete de cada diez argentinos reconoce que la reforma laboral no va a generar empleo y es en desmedro de los trabajadores. Resulta sorprendente que el Poder Judicial se amañe a las decisiones y necesidades del poder político y se dedique a perseguir opositores y facilitarle al gobierno una cortina de humo cuando están pagando un costo político por lo que hacen.

¿Cuál es el rol que está tomando la CTA en esta reagrupación del movimiento sindical?

Lo ideal sería que la CTA vuelva a la CGT y haya un solo movimiento obrero. Creo que si la CTA estuviera adentro de la CGT más los gremios que estamos propiciando una posición de confrontación, seríamos una mayoría absoluta para ganar cualquier votación. No creo en los modelos sindicales que se dividen, sí creo que aún con esa diferencia que tenemos, estamos priorizando que esa es una contradicción secundaria en este momento tan duro para la Argentina y los trabajadores. Hay que priorizar la unidad en la acción y en eso estoy contento en poder trabajar con ellos.

¿Cómo ves el futuro de la CGT y el rol de la Corriente Federal?

La Corriente Federal está llamada a ser el espacio de resistencia del movimiento obrero en estos tiempos, como lo fue el MTA en su momento, o la CGT de los Argentinos en el gobierno de Onganía. Es un espacio que tiende a crecer y que está fijando claramente su pensamiento no solo en materia sindical, sino también en cuestiones políticas que es lo que le hace falta al movimiento obrero: discutir más de política, porque en definitiva es la política la que asigna los recursos para que haya más o menos pobres, mejor o peor educación pública, mejor o peor salud pública. Y en eso, la Corriente Federal no le escapa al debate político, por más que algunos pretendan encasillarnos en algún sector, y eso es una subestimación intelectual a quienes integramos el espacio y mucho más de todos los trabajadores que se identifican con nosotros. El otro día escuchaba a Marcos Peña decir que fue una marcha kirchnerista. Hay que decirle que es detestable lo que dice, porque puede haber un componente de compañeros que tienen esa afinidad, y está bien que la tengan, pero también hay mucha gente que tiene necesidades, que sabe que con estas políticas ya no llega a fin de mes y que con las leyes que se van a sancionar muchos no puedan llevar el plato de comida a sus casas. No solo es una subestimación intelectual sino también una subestimación de las necesidades del pueblo que está protestando y forma parte de una estrategia comunicacional, donde ellos lo que quieren hacer es cristalizar posiciones y fomentar la profundidad de la grieta: no es que hay gente con necesidades, son todos kirchneristas los que reclaman por los derechos humanos. Entonces no es el presidente que no sabe si son 9.000 o 30.000 y no va a entrar en esas discusiones. Ellos mismos generan significantes vacíos en temas que son muy caros a los sentimientos de los argentinos, como los derechos humanos después de una atroz dictadura, como lo es la historia de los derechos sociales que tiene la Argentina, como es la necesidad de la mesa de los argentinos, más en un tiempo tan delicado como son las fiestas. La Corriente Federal tiene un papel importantísimo que es contener a todos los sectores que no se encuentran contenidos dentro de la CGT o en el pensamiento de una CGT que decide negociar con el gobierno a la baja de todo lo que negocia.

Te suelen querer encasillar en el macrismo como kirchnerista, radical K

Entonces los radicales que están con el gobierno serían los radicales M. En todo caso yo creo que 125 años de historia de un partido no puede definirse por la consonante K o M. Estaremos los radicales que seguimos teniendo el ideario radical de Yrigoyen, Alfonsín, de Ilia y estarán los radicales que atrás de un cargo, de una porción mínima de poder decidieron transigir en sus principios y ser parte de un gobierno de derecha.

El miércoles hay una movilización muy importante pero es a las 21hs. ¿Qué hacemos Sergio?, juega Independiente.

Vamos con una pantalla gigante para ver el partido.