Géneros26/07/2020
Hace 68 años pasaba a la inmortalidad Evita

Simplemente Evita

¿Qué decir de María Eva Duarte de Perón que no se haya dicho? ¿De qué hablar sobre ella, que por izquierda o por derecha, no se haya hablado? ¿Sobre qué contar algo que alguien ya no haya contado?
Eva Perón

A pesar de todo esto, siempre queda algo por contar de ella, que no siempre es sobre ella, sino sobre un tiempo que cambio al país y del que ella fue parte fundamental para ese cambio. Hablar de ella, es hablar de la Argentina y las mujeres de la segunda mitad del siglo XX.

Eva la hija ilegítima, la actriz de radio y cine, la amante de Magaldi, la trepadora, la mala actriz, la “querida” del general, la líder espiritual de la nación, la de la tumba sin paz, la de a remera, la del afiche, la del renunciamiento, la que está en la 9 de julio o la del billete. Al igual que el peronismo, hay Evitas para todos y al igual que el antiperonismo, hay Evitas para todos también. Pero buscaremos adentrarnos por otro lado, por un lugar que muchos y muchas no se atreven porque las contradicciones están y parecería que como están no fundamentan la realidad del cambio que trajo Eva Perón a la política y la sociedad argentina desde la segunda mitad del siglo XX.

¿Por qué las mujeres de los sectores populares se identificaban con ella? ¿Era solo temor lo que provocaba en aquellos o aquellas que la contradecían o la seguían? ¿Tan buena actriz era que podía engañar a todo un pueblo? Porque ella representó, queriéndolo o no, las aspiraciones y necesidades de un sector social que reclamaba su lugar en la historia, ese sector eran las mujeres, pero no cualquier mujer, sino la mujer de los sectores populares y con ello, todo lo que ellas representaban, sus familias, el trabajo, sus hijos e hijas, la política, el arte y el deporte. Hubo otras mujeres que buscaron cambios en la primera mitad del siglo XX argentino, pero muy pocas llegaban a los sectores populares, muy pocas pudieron salir del lugar donde el privilegio las había puesto y seguían repitiendo las diferencias de clase que existían.

Tal vez porque el pueblo sabía que era una simple actriz, que había dudas de su nacimiento legal, que había nacido en un pequeño pueblo bonaerense y que aún llena de lujo y confort, no dudaba en sacarse fotos con chicos del monte o con trabajadores sin importar el momento, busco a responder a todas las necesidades y sufrimientos que el pueblo venía sufriendo y solo eran arreglados con algunas leyes circunstanciales que no llegaban a todos y todas.

Si algo se critica algo peronismo es de su falta de institucionalidad y republicanismo, nada más alejado de la realidad, si algo tuvo claro el peronismo, era la tradición institucional y regulatoria de la Argentina, por eso instituyeron los juzgados laborales (que se adaptaron por provincia), la regulación de la posesión de la tierra (que también se adapto y era de avanzada), la sindicalización de todos los trabajadores y trabajadoras, el desarrollo de un sistema sanitario (obra de Carrillo) pero, en especial, toda otra agenda social que, lejos del clientelismo, buscaba afectar las necesidades de cada sector, pero en especial de mujeres, niños y ancianos.

En ese lugar, Evita construyó un lugar de poder, que hacía que cada mujer, en especial de los sectores populares, se sintiera representada. Obviamente, aquellas que criticaban su acción y la del peronismo, no querían esas dádivas otorgadas, pero lo que no veían, que todo esto era el adelanto de una época, para un país considerado de tercer orden y factible de ser neocolonizado. En ese contexto, la ley electoral de 1947, la Reforma de la Constitución de 1949 o la creación de Fundación Eva Perón, eran el ejemplo macro de muchos más logros de contención o desarrollo social de y para la mujer.

La mujer votaba, podía ser elegida, intervenir en la unidad básica propia (se crea el Partido Peronista Femenino), accionar en la fábrica, hacer deporte amateur o profesional, ser actriz, cantora o bailarina, que sus hijos no iban a ser marcados por estar o no dentro del matrimonio y que el estado le brindaba lugares de apoyo a ella no importara su situación. Aún así, el discurso de Evita sostenía el lugar de la mujer en la casa, su rol como madre y una crítica fuerte al feminismo, pero no era raro, era una mujer nacida en 1919 y criada en un ambiente tradicional, lo cual sostenía su visión del mundo pero que se estaba adelantando y adaptando a un nueva época, que no se vería de vuelta hasta los años 60.

María Eva Ibarguren, Maria Eva Duarte, Eva Duarte, Eva Perón, son todos los nombres de una mujer que quiso ser una actriz reconocida y fue la abanderada de un pueblo, que encontró en ella la figura que buscaba para sentirse representado, dándole un lugar en la historia y que las mujeres del pueblo continuaron construyendo. Todo esto para llamarla, simplemente, EVITA.