Reportajes23/09/2018
Federico Tonarelli, vicepresidente de la Cooperativa del Hotel Bauen

“Vamos a una multisectorial que ya pelea contra el macrismo en todos los frentes”

Entrevista a Federico Tonarelli, vicepresidente del "Bauen", empresa recuperada el 21 de marzo de 2003 y convertida en cooperativa. Desde entonces, el Bauen fue un lugar abierto a toda la comunidad, a las organizaciones políticas y sociales.
Federico Tonarelli, vicepresidente Cooperativa Hotel Bauen

Se podría afirmar que la historia de Federico Tonarelli con el movimiento de cooperativas es anterior a su propia existencia: “Me formé en una familia muy politizada y así como otras corrientes de la izquierda, el socialismo tenía como un puente directo al cooperativismo. El comunismo laburaba sobre el cooperativismo del crédito, el socialismo sobre el cooperativismo de consumo, entonces en mi casa estábamos muy pendientes de lo que ocurría en ese momento con el movimiento obrero”. En su adolescencia militó en la juventud socialista y recuerda haber militado en aquellas épocas junto a Rafael Klejzer y Ramiro Gelber, “éramos una corriente que se llamaba identidad socialista y que visto en perspectiva estábamos totalmente locos”. Las consecuencias devastadoras del neoliberalismo durante los 90 generaron nuevas discusiones en los sectores de izquierda y la toma de fábricas donde se planteaban dos alternativas: armar las cooperativas o la estatización con todo el movimiento obrero. “Esa discusión quedo saldada para mí porque la realidad imponía armar cooperativas. Yo venía con toda una experiencia ligada al cooperativismo, para mí era natural. Los compañeros entonces vieron que yo podía aportar mucho en ese sentido y así llegamos acá”.

La recuperación del Hotel Bauen en forma de cooperativa es parte de una segunda tanda de empresas recuperadas. Si partimos de una primera tanda de recuperadas a partir de diciembre de 2001, el Bauen llega en 2003. Porque si bien el hotel cerró el 28 de diciembre de 2001, permaneció todo el 2002 cerrado hasta marzo de 2003, “donde el pequeñísimo grupo de compañeros que quedaba boyando después del cierre se pone en contacto con la Imprenta Chilavert, recuperada desde el 2002, y ahí con lo que era el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, que giraba alrededor de IMPA (fábrica recuperada). En ese contexto y a través de estos nexos los trabajadores y trabajadoras conforman la cooperativa y el 21 de marzo de 2003 deciden ingresar al hotel que estaba tapiado literalmente.

“Esto es el grupo inicial del Bauen, son los ex trabajadores hasta el último día de gestión del hotel. Nosotros como militantes, político-sociales-gremiales nos habíamos ligado al proceso del movimiento nacional de empresas recuperadas, cercanos a IMPA, a Chilavert, estábamos un poco ahí. Un compañero, Fabio Resino, se une a la cooperativa recién formada del Bauen, y ahí lo que ocurre es que el Bauen rápidamente se mostró como ese lugar donde podíamos hacer esto que finalmente ocurrió. Abrirlo a toda la comunidad, a las organizaciones políticas y sociales. Entonces, al trabajo que estaba haciendo él en la cooperativa me sumo yo al tiempito, fines de 2004. Nos integramos a la cooperativa formalmente, en acuerdo con los compañeros, y a partir de ahí ya me quedo, asumiendo algunas responsabilidades hasta llegar al consejo”, nos explica el actual vicepresidente del Hotel recuperado por sus trabajadores y trabajadoras.

¿Cómo fue la reapertura del hotel?

El hotel se reabre comercialmente casi un año después de la conformación de la cooperativa, o sea que estamos hablando de 2004. Durante ese primer año era hacer un fondito de lucha en las universidades, conectar con las recuperadas que ya tenían un año y pico de trabajo, conectarse con la banca cooperativa, en fin. La formalidad de la cooperativa estaba pero faltaba un poquito de espalda económica para poder abrir. Empezaba el primer proceso de relaciones con Venezuela, una relación política muy incipiente, pero que al Bauen le vino fenomenal porque ellos enviaron una orquesta infantil a hacer unos conciertos acá en Buenos Aires, y los hospedan acá y además hacen un concierto en el salón grande. Como para ayudar un poquito a ese impulso inicial compraron plantas para embellecer un poco el hall del hotel y se arrancó así. Después lo que hubo es un crecimiento medio exponencial respecto a las otras recuperadas, porque claro, llega la devaluación bestial y la Ciudad de Buenos Aires pasa a ser una plaza barata del mundo hotelero - turístico, y entonces la cooperativa empezó a crecer: abría un piso, reparaba el siguiente y lo vendía. La cooperativa pasó en un año y medio de 20 - 30 trabajadores a 120. Fue exponencial. Creo que es el caso de las cooperativas recuperadas que más creció en cantidad de trabajadores, pero hay que ubicarlo en el contexto económico 2004 – 2005, de un crecimiento económico feroz, y un negocio, el turístico, que había logrado salir del pozo, a diferencia de los 90 donde Buenos Aires era re caro.

¿Cómo es la situación económica y judicial del Hotel Bauen?

Horrible. El Bauen siempre estuvo en vilo por lo judicial, hoy está en vilo por lo económico. O sea, lo judicial explicado muy rápidamente es así: nosotros logramos finalmente votar la ley en el Congreso, Macri la veta, esto hace que el año pasado la Justicia vuelva contra la cooperativa diciendo "no hay ley, volvemos a foja cero, se tienen que ir", y empieza toda una discusión donde lo que discutimos ya no es la propiedad del edificio, porque perdimos judicialmente. La empresa Mercotel es, para la Justicia, la dueña del edificio, entonces la discusión que planteamos nosotros es: la Constitución tiene un proceso que es la Insistencia, que es cuando el ejecutivo veta una ley, bueno cuánto puede disponer de tiempo el Congreso para intentar dejar sin efecto el veto. La Constitución plantea el proceso pero no el plazo, imagino que debe ser porque nadie pudo voltear un veto en la vida. Entonces nosotros le planteamos a la Justicia que si un proyecto de Ley nuevo tiene 2 años de estado parlamentario, la Insistencia debiera tener 2 años también como mínimo de tiempo para juntar los dos tercios y dejar sin efecto el veto. Y esa discusión llegó a la Corte. Entonces la Corte ahora decide si nos da 2 años para juntar los dos tercios o no, y en eso estamos desde hace un año. Creo que actualmente es la segunda vocalía de la Corte, falta para que se defina, imagino con los despelotes que hay sería ilógico que se ocupen de esto. Pero en paralelo a eso te agarra el desastre que produce el macrismo, entonces hoy estamos más en vilo por la cuestión económica. El hotel necesitaría promedio unos 100 pasajeros diarios, y estamos en 40 - 50 - 60, en algún pico de fin de semana largo pasamos el punto de equilibrio de los 100, es muy compleja la situación.

¿Y los costos? Hablábamos de las tarifas, por ejemplo, ¿llegó una factura de 5 millones de pesos?

Claro, el acumulado de deudas. El Bauen pagaba 25 mil pesos en septiembre de 2015 de luz, hoy está en 200 mil. Pagaba 11 mil de gas, hoy está en 75 casi 80, y pagaba 65 mil de agua porque viene por m2 y el hotel tiene 15 mil m2, eran 65 lucas de agua y ahora vienen 250 mil. Entonces, hasta llegar a esos valores, se pagó, se pagó, se pagó, negociando con las empresas, planes de pago, pago en cuotas, etc., y en algún momento se nos hizo imposible de sostener y decidimos dejar de pagar el agua. Entonces, a 250 mil pesos más punitorios, intereses y todos eso, acumulamos 6 millones de deuda al día de hoy con AySA. Ahora, eso es el Bauen, Zanon debe entre 100 y 120 millones de gas, porque lo mismo, le llegaban 500 mil pesos de gas, 2 millones, 3, 5, 8 y dejaron de pagar. En un año acumularon esa deuda. Envases Flexibles Mataderos deben andar hoy… bueno, hace unas semanas no nos vemos con los compañeros, en los 7 millones de luz. Cueroflex en San Martín debe andar en los 7 u 8 millones también con Edenor y negocian mes a mes qué pueden hacer. La otra vez vinieron a una reunión que hicimos los compañeros de Marigraf y ellos tienen dividido el tema de la luz con Edenor y con Camesa y lo mismo, decidieron pagarle a Edenor y no a Camesa y ya llevan 13 millones de deuda con Camesa, y esto las grandes, las cooperativas que tienen 100 compañeros en promedio. Después están las chiquitas que tienen 15 compañeros que tienen que pagar 20-30-40 mil pesos de luz y no lo pueden pagar.

¿Esto ocurre en el marco de las cooperativas o también se da en la industria PyME?

Todos. La diferencia nuestra con las PyMEs, ni hablar de las diferencias filosóficas - ideológicas, que somos otra cosa, radica en que para mí las PyMEs bajan la persiana en el peor de los casos, antes de eso despiden trabajadores y nosotros a diferencia de eso lo que hacemos es ajustamos a partir del retiro del excedente mensual. Todas las recuperadas están en un promedio de… nosotros no tenemos salario, lo que tenemos es retiro de excedente, promedio ponele 15-16 mil pesos. Las que andan mal, mal, mal 10 mil y las que andan un poquito mejor 20, pero para establecer un punto medio alrededor de 15 mil y lo que ocurre con todo esto que pasa mes a mes, “reunión compañeros, este mes no podemos retirar no 15, 14, bueno...” al mes siguiente 13, entonces el ajuste pasa a partir de los retiros mensuales y se está haciendo insostenible.

¿Qué papel juega el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en todo esto?

Nosotros salimos de la trampa del GCBA hace muchos años, lo político - jurídico nosotros lo iniciamos en la Ciudad, entonces los proyectos los enviábamos a la Legislatura y el macrismo los obturó todo el tiempo. Porque el macrismo desde el 2005 es primera minoría en la Legislatura de la Ciudad, antes de llegar al Gobierno ya eran primera minoría, entonces obturaban, no sólo lo nuestro sino toda la política pública que pudiera surgir del GCBA. En algún momento, como las deudas del grupo Bauen eran con el Estado Nacional y visto que el macrismo nos obturaba cualquier posibilidad en la Ciudad nos fuimos al Congreso Nacional y ahí empezó la patriada de la Ley Nacional. Desde ese momento que fue 2007 nos salimos de la trampa del gobierno macrista. Lo que pasa es que la trampa continúa porque jamás nos permitieron habilitar el hotel. Por ejemplo vos habilitás un comercio, con un contrato de alquiler, la escritura del local, y nosotros al no tener nada de eso, por estar en vilo el tema de la justicia, no nos permitían ni el ingreso del trámite ni siquiera. La cooperativa quería iniciar el trámite y no lo permitían. El juez Gallardo a través de una resolución, producto de una solicitud nuestra por un amparo presentado, obligó al Gobierno a aceptar el trámite de la cooperativa hasta tanto se resuelva lo judicial. El Gobierno no tuvo más remedio que aceptar el trámite, pero creo que nos dimos vuelta para irnos y ya quedó tirado en un costado… nunca salió. Entonces permanentemente nos vienen a clausurar, nos vienen a buscar cualquier cuestión que a ellos les permita ir contra el hotel.

¿A qué atribuís que tanto el gobierno nacional como el de la Ciudad estén focalizados en impedir, obturar, en vez de favorecer al movimiento de cooperativas?

Ellos ideológicamente ven lo que hacemos nosotros como una herejía absoluta. Pegarle a las más grandes es pegarle a todo el movimiento. Y por otro lado en el caso nuestro para colmo ideológico, parte del estudio de abogados de la vieja patronal del Bauen, de los viejos dueños del Bauen, tienen relación directa con el macrismo. Una de las abogadas, Susana Espósito, es comunera del macrismo, creo que en la Comuna 5, esposa de otro funcionario del GCBA. Tienen particular encono con el Bauen por todo y por eso también.

¿Cómo podrían resolver la situación que me planteabas acerca de los tarifazos?

Y… es complicado porque muchas alternativas no tenés. Porque si fuera una cosa focalizada en el sector turístico, o en la cooperativa en particular por algún preciso y particular de nosotros sería más sencillo, pero así es muy compleja la situación porque el tema tarifario estos tipos no piensan reverlo, al menos por ahora. Y menos que hay un anuncio en gatera para estos días… La situación económica general empeora todos los días, o sea que a esos 100 pasajeros que debemos llegar no van a aparecer. Porque además nosotros tenemos turismo interno, gente de laburo que viene a la Ciudad y para acá para hacer trámites. Son pocos los grupos de pasajeros que vienen efectivamente a la Ciudad a pasear. Y los pocos que hay empiezan a venir cada vez menos. Entonces, por más que seas muy ocurrente, no hay muchas salidas. Por eso nosotros cuando la otra vez fuimos a Energía, llevamos un petitorio de tres puntos que era: primero el cese de los cortes, segundo una tarifa de al menos del 50% para nosotros como sector y tercero el congelamiento de las deudas acumuladas, que era esto que yo te decía, que en realidad debería ser condonación, pero en este marco gracias si te atienden, le tomás el hall del ministerio y no te atienden, imaginate pedir la condonación…

¿Qué diferencias y posibilidades hay entre una cooperativa y una PyME ante una crisis?

Si las Pymes se pueden reconvertir para importar aquello que producían lo hacen y despiden compañeros, y si no, bajan la persiana. En el marco del movimiento cooperativo las alianzas son vitales. Tratamos de comprarnos y vendernos todo lo que producimos nosotros, bienes o servicios. Si hay que comprar una silla se busca quien la produzca del sector, y si alguno necesita algún servicio que brindamos nosotros, si tiene que hacer su fiesta de cumpleaños, casarse si tuviera la intención, convenios con sindicatos, con centrales de trabajadores. Primero tratamos de cubrir el espectro por ese lado.Tenemos convenios firmados con CTERA, todo docente que llega a la Ciudad que tenga un re descuento para hospedarse acá. Y lo mismo con cualquier otro gremio. Si hiciera falta salón, instalaciones para hacer plenarios, congresos, asambleas... que lo hagan acá.

¿Cómo resultó la experiencia de la Multisectorial contra el tarifazo?

Eso surgió a partir de esto que hablábamos recién, como por el hotel pasa todo el mundo, un día se hizo un congreso de clubes, grande, y escuchando un poco lo que discutían veíamos que el principal problema era que estaban cerrando actividades para poder pagar las tarifas. Entonces nos sentamos a charlar con ellos, lo mismo pasó con algunos compañeros del sector PyME, lo mismo con la Confederación Nacional de Jubilados que se reunía acá y el presidente Carlos Bayer para acá normalmente… “che tenemos que cerrar tal local de tal centro de jubilados de tal barrio por este tema” y cuando nos quisimos acordar dijimos, “bueno, armemos algo” y ahí surgió. Se sumaron algunos compañeros muy duchos en el tema energético y que presiden o dirigen asociaciones de defensa del consumidor. Tuvo un crecimiento muy importante al comienzo, después hubo un reflujo y ahora nuevamente la cosa cruje, así que calculo que eso va a volver con fuerza. Además hay ahora otro trabajo que tiene un anclaje en camioneros y en algunos gremios, que es el 21 F (actualmente Frente Sindical por el Modelo Nacional). Surge del acto del 21 de febrero, fueron caminando todo el país, armando multisectoriales y eso llegó del interior hacia acá y ahora se está fusionando con esto que existía acá, y se plantea un laburo comuna por comuna, así que yo creo que vamos a una multisectorial que dejó de ser la que peleaba contra el tarifazo, sino que ya pelea contra el macrismo en todos los frentes. E imagino que algún correlato político va a tener.

Como parte de la lista de la CTA de los Trabajadores, ¿es la primera vez que te integrás a una central obrera?

No, en realidad lo que ocurre es que es la primera vez que nosotros vamos en la lista con alguna responsabilidad en la mesa de la Ciudad. Porque nosotros ya estábamos integrados hace unos cuantos años, un poco por lo mismo… Nos ligamos con el cooperativismo por usar la herramienta de la cooperativa y a la central por una cuestión lógica de ser laburantes, y teníamos compañeros en la mesa nacional y en la mesa de la Ciudad, pero como vocales, acompañando un proceso. Y esta vez nos ofrecieron la secretaría de Asistencia Social en la Ciudad y nos metimos más a fondo.

¿Cómo analizás la situación económica y política bajo el gobierno de Macri en este momento particular?

Me parece que todas son cuestiones que uno supone porque uno no puede a ciencia cierta estar en la cocina… Pero me da la sensación que todo esto último, más allá de que parece una cuestión de impericia o que se les fue de las manos o que chocan la calesita y todo eso como se suele decir, hay una cuestión de haber acelerado el proceso claramente. A ellos se los criticaba mucho por derecha en los primeros años, ¿no? Entonces me parece que ahora lograron bajar el salario nominal en dólares adonde ellos querían, acuerdénse que ellos planteaban que nosotros teníamos el salario nominal en dólares más alto de la región y ellos querían atacar eso de una, me parece que con esto lo consiguieron de un plumazo. Así que no sé cómo termina. Todos hablan de cesación de pagos, de default, y uno sin entender mucho ve que es factible realmente. Además, garantizando la baja del salario, la transferencia brutal de recursos para que se la lleven los amigos, es una cosa perversa en ese sentido.

¿Cómo ves la organización de los y las trabajadoras y la situación del país en los próximos meses?

Veo que va inexorablemente al conflicto. Vivimos en conflicto desde el 11 de diciembre de 2015, pero la cosa era más focalizada, particularizada, cerrada en ese sentido, me parece que se está hundiendo de algún modo. Yo creo que es vital la discusión del presupuesto, los tipos hablaban de 300 mil millones de pesos, en las últimas semanas creo que le agregaron otros 200 mil, escuché algo de 500 mil millones de ajuste, eso es imposible, inviable. Pero nosotros vemos que es inviable, ellos tienen la misión de llevarlo a cabo y bueno… Por eso yo creo que es vital movilizar ese día y que el presupuesto no se vote, y si eso produce la crisis que hace falta para que el Gobierno termine de tambalear… Todos esperamos que haya recambio y construyamos para la elección del año próximo pero cuando la cuestión es de vida o muerte, suena trágico, pero es así, en el sentido de que todos nos quedamos sin trabajo, todas las empresas cierran, no hay muchas opciones. El tema es si preparan alguna salida institucional también por derecha y que sea simplemente un cambio de figurita, ¿no? Como si ellos mismos le hubieran bajado el pulgar a este clan y estén buscando el reemplazo por otro que termine el laburo.

¿En ese sentido cuál debería ser el rol de los sindicatos?

Yo creo que es vital, me parece que los únicos que están en condiciones de transformar esta realidad y cambiar el estado de cosas son los trabajadores, claramente. Suena clásico y hasta viejo para algunos, pero yo creo que sin duda es así. Sabemos que los sectores medios cumplen un rol de andar confundidos por la vida y no se puede pedirle a ellos más que al momento de que la soga les llegue al cuello y los asfixie, porque pueden tener la soga al cuello puesta años, entonces me parece que los laburantes son los que empujan.

Muchas veces a nivel mediático, a esa clase media se le muestra que la dirigencia sindical es el triunvirato de la CGT, ¿cómo lo entendés vos?

Yo entiendo que, así como hay un trabajo de desprestigio con la política, hay un trabajo de desprestigio con el dirigente sindical. Asimilarlo a que son todos ladrones, delincuentes, que viven de sus propios compañeros. Entonces se apoyan en 5, 10, 20, 100 dirigentes que efectivamente son eso, la peor burocracia, lo más horrendo, pero sin mostrarle al resto de la sociedad que abajo de eso hay 150 mil delegados de base y que somos un país donde hay 30 y pico casi 40% de sindicalización. Niveles casi únicos en el mundo, sólo comparables con Francia. Y contra eso van, y la mejor manera es desprestigiar a los compañeros que están todos los días laburando al lado de sus compañeros.

Otra cosa que está pasando es que mucha gente desencantada con el gobierno de Macri, ahora empieza a decir “los políticos son todos iguales”. ¿Cómo ves esta idea de despolitización?

Es preocupante, porque la salida puede ser por derecha, pero por derecha en el peor de los sentidos, por derecha más fascistoide, más jodida. Éstos tienen un componente tremendo, pero lo disimulan con todo ese marketing, con todo ese equipazo que miden absolutamente todo, que “coachea” todo, que elige hasta cada palabra. Entonces, me parece que todo lo que tienen escondido debajo, la expresión más clara puede ser Patricia Burlich, puede ganar en espalda dentro de esa alianza y ahí podemos tener un problema.

Si te planteo un escenario en el 2019, ¿te estoy planteando un escenario a largo plazo?

Hasta hace unos días estábamos discutiendo qué hacemos con el paro del 24 y 25, o sea, que hacen las CTA por un lado y estos muchachos de la CGT, y parece un siglo. Uno no quiere que se pudra todo, efectivamente por algo de una cuestión de responsabilidad. Estos días no hubo precios, los proveedores nuestros, ya ni hablemos del cooperativismo, los proveedores no te quieren traer mercadería, prefieren esperar un par de días, no hay precios. Las cuestiones que están directamente ligadas al dólar. Un cartucho de impresora no tiene precio, entonces te dicen en confianza “esperen muchachos, aguanten unos días”. Es muy compleja la situación, entonces me parece que el Gobierno está herido de muerte, pero no hay que convencerse de que está herido de muerte el modelo o el proceso en general. Puede ser que Macri y sus figurones estén jodidos para la continuidad, pero detrás de ellos imagino que ya estarán buscando recambio, claramente. Entonces ahí es donde nosotros tenemos que empujar de tal modo que no pase, que el presupuesto no pase, que las medidas no pasen. Que la pechuguita y el purecito de calabaza de Melconian no se haga efectivo, más allá de que no esté Macri. Esa es la misión nuestra. Y después, claro, que eso tenga expresión política, porque a veces también los propios compañeros de la lógica más político-partidaria deberían sacrificar alguna cuestión personal en pos de que esto se resuelva del mejor modo. Todos entendemos cómo funcionan las cosas, y en algún momento, si la crisis llega a un punto donde se torna muy difícil, hay que bajar un cambio y buscar la unidad de algún modo, me parece.